20 PASTILLAS PARA DORMIR EN FUNCION DE LA CAUSA Y DURACION DEL INSOMNIO

Pastillas para dormir

Dormir bien es clave para la salud y el bienestar. En España y otras regiones, el insomnio, un común trastorno del sueño, deteriora significativamente la vida de muchos. Aproximadamente el 20-30% de los adultos españoles padecen insomnio, empeorado por el estrés, cambios de estilo de vida y uso de dispositivos electrónicos antes de dormir.

Un buen descanso nocturno es vital para la recuperación física, consolidación de la memoria, regulación emocional y un sistema inmune fuerte. La falta de sueño se asocia con riesgos de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y trastornos del ánimo. Además, el insomnio impacta negativamente en la productividad laboral, incrementa los accidentes y eleva el uso de servicios de salud. Tratar el insomnio y fomentar hábitos de sueño saludables es crucial para mejorar la calidad de vida individual y colectiva.

El uso de pastillas con receta médica implica unos riesgos y siempre debe de ser la última medida una vez que se han intentado las medicinas higiénico-dietéticas como pueden ser:

  1. Mantén un horario de sueño regular, incluso en fines de semana
  2. Asegura un entorno de descanso tranquilo, oscuro y fresco
  3. Evita pantallas electrónicas antes de dormir
  4. Limita la cafeína y el alcohol
  5. No comas pesado o picante antes de acostarte
  6. Practica técnicas de relajación como meditación o respiración profunda
  7. Haz ejercicio regularmente, pero no cerca de la hora de dormir
  8. Revisa tus medicamentos con un médico por posibles efectos en el sueño
  9. Lleva un diario de sueño para identificar patrones
  10. Si el insomnio persiste, consulta a un profesional de la salud.

En el insomnio crónico, La Terapia Cognitivo-Conductual para el Insomnio (TCC-I) es un método psicológico para cambiar pensamientos y comportamientos que contribuyen al insomnio. Recomendada por expertos en sueño, la TCC-I es efectiva y segura para tratar el insomnio crónico, con un 70-80% de pacientes mostrando mejoría. Sin embargo, pocos pacientes reciben derivación para esta terapia en hospitales. Mientras que la terapia cognitivo-conductual es una opción efectiva, en algunos casos se puede complementar con pastillas para dormir bajo supervisión médica.

Es crucial entender las diferentes opciones de pastillas para dormir disponibles en el mercado y cómo estas pueden adaptarse a las necesidades individuales de cada persona.

REMEDIOS HERBALES

Al considerar pastillas para dormir, muchas personas optan por remedios herbales como una alternativa natural.

Los remedios herbales en forma de pastillas son una opción popular para quienes buscan alternativas naturales para mejorar la calidad del sueño. Estos remedios suelen ser bien tolerados y tienen menos efectos secundarios que los medicamentos recetados. Te presento algunos de los principales remedios herbales en pastillas para dormir en este mi artículo sobre Hierbas Medicinales en el Blog.

PASTILLAS PARA DORMIR CON RECETA MÉDICA: hipnóticos, benzodiacepinas, antidepresivos y antipsicóticos. 

Para prescribir pastillas para dormir, es importante consultar con un médico de atención primaria o un psiquiatra. La elección del hipnótico adecuado depende de varios factores:

  1. Evaluar el perfil de seguridad y posibles efectos secundarios.
  2. Considerar interacciones con otros medicamentos.
  3. Seleccionar según las necesidades de sueño del paciente.
  4. Tener en cuenta el historial médico y condiciones preexistentes, tanto enfermedades mentales como físicas.
  5. Considerar el estilo de vida y hábitos del paciente. Estos aspectos ayudarán a determinar el medicamento más seguro y efectivo para el insomnio, ya sea transitorio, a corto plazo o crónico.

Entre las pastillas para dormir prescritas, es fundamental conocer las diferencias entre los hipnóticos, benzodiacepinas, antidepresivos y antipsicóticos, y cómo cada uno actúa para combatir el insomnio:

  • Zolpidem «Stilnox»: El Zolpidem es un hipnótico no benzodiazepínico, actuando como agonista del receptor GABA. Se utiliza a dosis 5-10 mg, principalmente para tratar el insomnio agudo, siendo eficaz para iniciar el sueño. En los casos de insomnio agudo suele ser de primera elección junto al Lorazepam «Orfidal». Sus efectos secundarios comunes incluyen somnolencia diurna y mareos, mientras que los graves pueden abarcar sonambulismo y reacciones alérgicas severas. Está contraindicado en personas alérgicas al Zolpidem y en aquellas con trastornos respiratorios o hepáticos. Interacciona potencialmente con depresores del SNC como alcohol y opioides. Su rápido inicio de acción y menor duración de efecto lo hacen preferible frente a las benzodiacepinas, reduciendo el riesgo de somnolencia residual. Se recomienda su uso bajo prescripción médica y por períodos cortos.
  • Zopiclona «Limovan»: La Zopiclona a dosis de 7.5mg perteneciente a la clase de medicamentos «Z», es un hipnótico no benzodiazepínico y modulador del receptor GABA. Indicado para tratar tanto el insomnio agudo como crónico, ayuda a iniciar y mantener el sueño. Los efectos secundarios comunes incluyen somnolencia diurna y sabor metálico, mientras que los graves pueden ser amnesia anterógrada y alteraciones en el comportamiento del sueño. Contraindicada en individuos alérgicos a la Zopiclona y aquellos con insuficiencia hepática o respiratoria. Interactúa con otros depresores del SNC. Su inicio de acción ayuda a conciliar el sueño rápidamente, y su efecto es diseñado para evitar somnolencia al día siguiente, mejorando la calidad y continuidad del sueño. Se debe limitar su uso al tratamiento a corto plazo bajo supervisión médica.
  • Daridorexant «Quviviq»: El Daridorexant es un hipnótico antagonista de los receptores de orexina, indicado para el tratamiento del insomnio, enfocado en mejorar la dificultad para iniciar y mantener el sueño. Diseñado para tratar el insomnio sin afectar significativamente la arquitectura del sueño normal, los efectos secundarios suelen ser leves, incluyendo somnolencia y dolor de cabeza. Debe usarse con precaución en pacientes con enfermedades preexistentes que puedan agravarse por la somnolencia. Su especificidad de acción se centra en un mecanismo específico para promover el sueño sin alterar el patrón normal de sueño, y presenta un menor riesgo de dependencia en comparación con las benzodiacepinas y otros hipnóticos. Aunque es un medicamento relativamente nuevo, se debe utilizar bajo supervisión médica, ajustando la dosis y duración del tratamiento individualmente. No financiado por la seguridad social en presentación de 30 comprimidos de 25mg o 50 mg, PVP: 98,82 euros.
  • Lorazepam «Orfidal»: El Lorazepam, una benzodiacepina, actúa como sedante, ansiolítico y relajante muscular, para el sueño se suele usar de 0.5 a 2 mg. Suele ser de primera elección. Es eficaz para inducir y mantener el sueño en personas con ansiedad o insomnio agudo. Los efectos secundarios comunes son somnolencia y mareos, mientras que los graves incluyen dependencia y síndrome de abstinencia. Está contraindicado en personas alérgicas a las benzodiacepinas y en pacientes con trastornos respiratorios o hepáticos. Interacciona con alcohol, opioides y otros depresores del SNC. Su rápido inicio de acción lo hace ideal para aliviar rápidamente la ansiedad y facilitar el inicio del sueño, siendo también efectivo en el manejo de la ansiedad y la tensión. Debe ser utilizado bajo prescripción y supervisión médica, recomendándose su uso por períodos cortos y bajo indicaciones específicas. Financiado por la seguridad social. PVP: 1,71 euros.
  • Lormetazepam «Noctamid»: El Lormetazepam, una benzodiacepina que, a dosis de 0.5 a 2 mg (en España existe la presentación en gotas que permite una optimización de la dosis y bajarlas a un ritmo de una gota por semana), es un sedante e hipnótico eficaz para el tratamiento del insomnio, particularmente en problemas para iniciar el sueño. Adecuado para uso a corto plazo, sus efectos secundarios comunes incluyen somnolencia diurna y mareos. Los efectos graves abarcan riesgo de dependencia y síndrome de abstinencia. Contraindicado en personas sensibles a las benzodiacepinas y en pacientes con trastornos respiratorios graves o insuficiencia hepática. Interactúa con alcohol, opioides y otros sedantes del SNC. Su inicio de acción rápido ayuda a conciliar el sueño rápidamente, con una duración de acción intermedia que minimiza la somnolencia residual. Debe administrarse bajo supervisión médica, especialmente en poblaciones vulnerables como ancianos o personas con condiciones médicas preexistentes.
  • Diazepam «Valium»: El Diazepam, a una dosis de 2.5 a 5 mg, es una benzodiacepina sedante, ansiolítico, relajante muscular y anticonvulsivante. Utilizado en el tratamiento del insomnio, especialmente asociado con ansiedad o estrés, sus efectos secundarios comunes incluyen somnolencia y debilidad muscular. Los graves abarcan dependencia y síndrome de abstinencia. Está contraindicado en personas alérgicas a las benzodiacepinas y en pacientes con enfermedades respiratorias o hepáticas. Interacciona con alcohol, opioides y otros sedantes. Su amplio rango de aplicaciones lo hace efectivo en una variedad de condiciones clínicas, desde la ansiedad hasta trastornos convulsivos. La dosis de 10 mg se considera alta, generalmente prescrita para casos severos. Debe ser utilizado bajo prescripción y supervisión médica, recomendándose su uso por períodos cortos. Se usa de primera elección en caso de contracturas musculares.
  • Clonazepam «Rivotril»: El Clonazepam, a dosis de 0,5 a 2 mg para dormir, también existe presentación en gotas que permite una optimización de la dosis y bajarlo una gota a la semana, es una benzodiacepina, actúa como sedante, ansiolítico y anticonvulsivo. Útil para insomnio relacionado con ansiedad, aunque no es su indicación primaria, los efectos secundarios comunes incluyen somnolencia y debilidad muscular. Los graves abarcan riesgo de dependencia y síndrome de abstinencia. Está contraindicado en personas alérgicas a las benzodiacepinas y en pacientes con enfermedades respiratorias o hepáticas. Interactúa con otros depresores del SNC. Ayuda a aliviar la tensión muscular y reduce la ansiedad, facilitando el sueño. Efectivo en el manejo de ciertos tipos de convulsiones. Debe ser administrado bajo estricta supervisión médica, recomendándose su uso generalmente para periodos cortos y ajustando la dosis cuidadosamente.
  • Trazodona «Deprax»: El Trazodona, a dosis de 50 a 100 mg, es un antidepresivo inhibidor de la recaptación de serotonina (ISRS) y antagonista de los receptores de histamina H1, se utiliza para tratar la depresión mayor y el insomnio, especialmente asociado con la depresión. Como antidepresivo tiene muy baja eficacia. Eficaz para mejorar tanto la iniciación como el mantenimiento del sueño; en general de elección en el insomnio crónico por su perfil de efectos secundarios escaso, solo incluyen somnolencia y mareos. Los graves pueden ser priapismo y síndrome serotoninérgico. Contraindicada en personas sensibles a la trazodona y en pacientes con enfermedades cardíacas o hepáticas. Interacciona con otros antidepresivos y alcohol. Ofrece sedación que ayuda en el tratamiento del insomnio, con un menor riesgo de dependencia comparado con las benzodiacepinas. Debe ser administrada bajo supervisión médica, ajustando la dosificación individualmente según las necesidades
  • Mirtazapina «Rexer»: La Mirtazapina, a dosis de 7,5 a 30 mg, es un antidepresivo NaSSA, eficaz para tratar el insomnio en pacientes con depresión o ansiedad. Mejora la calidad y duración del sueño, con efectos secundarios comunes como aumento de peso notable y frecuente su principal limitación, pesadillas y somnolencia que disminuye con los días. Sus efectos graves pueden incluir cambios en niveles sanguíneos. Contraindicada en personas alérgicas a la Mirtazapina y en pacientes con trastornos hepáticos o cardíacos. Proporciona un efecto sedante, con menor riesgo de dependencia que las benzodiacepinas. La dosis para el insomnio es menor que para la depresión, y debe ser administrada bajo supervisión médica, ajustando la dosificación según las necesidades del paciente.
  • Doxepina «Sinequan»: La Doxepina, a dosis de 12.5 a 25 mg, es un antidepresivo tricíclico, se usa para tratar la depresión, la ansiedad y el insomnio crónico. Efectiva en mejorar la calidad del sueño, puede causar somnolencia, boca seca y estreñimiento. Sus efectos graves incluyen riesgo de arritmias cardíacas. Contraindicada en pacientes con glaucoma o enfermedades hepáticas. Ofrece alivio del insomnio sin los riesgos de dependencia asociados con las benzodiacepinas. Se administra en dosis bajas para el insomnio y debe ser supervisada por un profesional médico, ajustando la dosificación según las necesidades individuales.
  • Amitriptilina «Tryptizol»: La Amitriptilina, a dosis de 10 a 25 mg para el sueño, es un antidepresivo tricíclico, se utiliza para tratar la depresión y el insomnio asociado con depresión, dolor crónico y somatizaciones. Mejora la calidad del sueño, con efectos secundarios comunes como somnolencia y boca seca. Los efectos graves pueden ser arritmias cardíacas. Está contraindicado en personas alérgicas a la amitriptilina o con enfermedades cardíacas graves. Su efecto sedante proporciona alivio del insomnio, siendo útil también en casos de depresión o dolor crónico. Se administra en dosis bajas para el insomnio y requiere supervisión médica.
  • Mianserina «Lantanon»: La Mianserina, a dosis de 15 a 30mg, es un antidepresivo tetracíclico, se usa ocasionalmente para tratar el insomnio en pacientes con depresión. Puede mejorar la calidad del sueño, con efectos secundarios comunes como aumento de peso y somnolencia. Los efectos graves incluyen agranulocitosis, requiriendo monitoreo regular de la sangre. Contraindicada en pacientes con trastornos hepáticos o cardíacos. Su efecto sedante es útil para el insomnio y la depresión. Debe ser administrada bajo supervisión médica, ajustando la dosis individualmente.
  • Fluvoxamina «Dumirox»: La Fluvoxamina, a dosis de 50-100 mg para sueño, es un ISRS, se utiliza para tratar el TOC, la depresión y ocasionalmente el insomnio relacionado con ansiedad o TOC. Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas y somnolencia. Los efectos graves pueden ser síndrome serotoninérgico. Contraindicada en personas alérgicas a la fluvoxamina o con trastornos gastrointestinales. Puede ser útil para el insomnio relacionado con trastornos de ansiedad, con menor riesgo de dependencia. Debe ser administrada bajo supervisión médica, ajustando la dosis según la condición tratada.
  • Quetiapina «Seroquel»: La Quetiapina, a dosis de 25 a 100 mg, es un antipsicótico atípico usado para tratar esquizofrenia, trastorno bipolar, en dosis bajas, como tratamiento adicional para la depresión mayor. También se usa off-label para el insomnio. Muy usada en la práctica clínica. Eficaz para mejorar el inicio y mantenimiento del sueño, tiene efectos secundarios como somnolencia y aumento de peso. Los efectos graves incluyen síndrome metabólico y prolongación del intervalo QT. Contraindicada en personas alérgicas a la quetiapina y pacientes con enfermedades cardiovasculares. Debe ser utilizada bajo supervisión médica, especialmente debido a su amplio perfil de efectos secundarios.
  • Olanzapina «Zyprexa»: La Olanzapina, a dosis de 1,25 -2,5 mg para el sueño, es un antipsicótico atípico utilizado para tratar la esquizofrenia y el trastorno bipolar, y a veces off-label para el insomnio. Puede mejorar el sueño en pacientes con agitación o manía. Los efectos secundarios comunes incluyen aumento de peso y somnolencia, y graves pueden ser síndrome metabólico y aumento de riesgo de eventos cerebrovasculares en ancianos con demencia. Contraindicada en personas alérgicas a la olanzapina y pacientes con enfermedades cardiovasculares. No se debe usar en pacientes mayores de 65 años. Debe ser prescrita y supervisada por un profesional de la salud, ajustando la dosificación individualmente.
  • Clotiapina «Etumina»: La Clotiapina, 40 mg, es un antipsicótico típico, se utiliza para tratar la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, y a veces off-label para el insomnio severo, muy usada en la psiquiatría clásica por ser poco adictiva y no crear tolerancia ni dependencia. Eficaz en mejorar el sueño en trastornos psiquiátricos severos, sus efectos secundarios comunes incluyen somnolencia e hipotensión mientras que los graves pueden ser efectos extrapiramidales y agranulocitosis. Contraindicada en personas alérgicas a la Clotiapina y pacientes con enfermedades cardiovasculares. Debe ser utilizada bajo estricta supervisión médica, especialmente por su potencial de efectos secundarios graves.
  • Levomepromazina «Sinogan»: La Levomepromazina, a dosis de 12,5 – 25 mg para el insomnio, es un antipsicótico típico, se usa para tratar trastornos psicóticos como la esquizofrenia, y ocasionalmente para el insomnio asociado con agitación o psicosis. Efectiva para mejorar el sueño, sus efectos secundarios comunes incluyen somnolencia y boca seca. Los efectos graves pueden ser efectos extrapiramidales y prolongación del intervalo QT. Contraindicada en personas alérgicas a la levomepromazina y en pacientes con enfermedades cardiovasculares. Ofrece efecto sedante y ansiolítico, siendo útil en el manejo del insomnio. Debe ser utilizada bajo estricta supervisión médica.
  • Hidroxizina «Atarax»: La Hidroxizina es un antihistamínico con propiedades ansiolíticas, utilizada para tratar la ansiedad, el prurito, debido a condiciones alérgicas, y como sedante preoperatorio. También se utiliza off-label para el tratamiento del insomnio asociado con ansiedad. Eficaz para mejorar el sueño, los efectos secundarios comunes incluyen somnolencia y boca seca. Los efectos graves pueden ser confusión y agitación. Contraindicada en personas alérgicas a la Hidroxizina o con glaucoma de ángulo cerrado. Ofrece un efecto sedante útil en el manejo del insomnio y la ansiedad. Debe ser utilizado bajo supervisión médica, especialmente en pacientes con condiciones preexistentes.
  • Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (ISRS): Los ISRS, incluyendo Fluoxetina «Prozac», Sertralina «Besitran«, Citalopram «Prisdal«, Escitalopram «Cipralex» y Paroxetina «Seroxat», son antidepresivos utilizados para tratar la depresión mayor, trastornos de ansiedad, TOC y TEPT. Algunos se usan off-label para el insomnio, mejorando el sueño al aliviar síntomas de ansiedad y depresión. Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas y somnolencia, y los graves pueden ser pensamientos suicidas y síndrome serotoninérgico. Contraindicados en personas alérgicas a componentes de estos medicamentos y en pacientes con trastornos hemorrágicos. Mejoran los síntomas de depresión y ansiedad, lo que indirectamente puede ayudar a mejorar el sueño. Deben ser utilizados bajo supervisión médica, ajustando la dosificación según sea necesario.
  • Melatonina «Circadin»: La Melatonina, a dosis de 5 y 10 mg, es un suplemento dietético/hormona, se utiliza para tratar el insomnio y mejorar la calidad del sueño, siendo especialmente eficaz en casos de desfase horario y trastornos del sueño en niños con trastornos neurológicos. Ayuda a regular el ciclo sueño-vigilia, con efectos secundarios comunes como dolor de cabeza y mareos. Los efectos graves son raros, pero puede interactuar con ciertos medicamentos. Contraindicada en personas alérgicas. Las dosis por encima de 1,9 miligramos necesitan receta médica con una fórmula magistral, se pueden llegar a dosis de 25 mg día.
  • Clometiazol «Distraneurine»: El Clometiazol es un sedante e hipnótico derivado del Tiazol, se utiliza principalmente en el tratamiento del síndrome de abstinencia alcohólica y ocasionalmente para el insomnio en contextos de abstinencia. Eficaz para controlar síntomas de agitación y temblores, sus efectos secundarios comunes incluyen somnolencia y mareos. Presenta riesgo de depresión respiratoria, especialmente si se combina con alcohol u otros sedantes. Está contraindicado en personas alérgicas al Clometiazol y en pacientes con enfermedades respiratorias o hepáticas. Su especificidad lo hace particularmente útil en el manejo del síndrome de abstinencia alcohólica, proporcionando efectos sedantes para aliviar la agitación. Se recomienda su uso bajo supervisión médica en el contexto adecuado, como parte de un programa de desintoxicación.

En conclusión, elegir las pastillas para dormir adecuadas es un paso vital en el tratamiento del insomnio. El manejo del insomnio es multifacético, requiriendo un enfoque que abarca desde cambios en el estilo de vida y terapias psicológicas hasta el uso cuidadoso de medicamentos. Las pastillas para dormir, ya sean herbales o prescritas, ofrecen alivio en ciertas circunstancias, pero su elección y uso deben ser supervisados por un profesional de la salud. Es esencial considerar los efectos secundarios, las interacciones medicamentosas y las necesidades individuales de cada paciente. Así, la selección del tratamiento adecuado para el insomnio depende de un análisis detallado y personalizado, garantizando la seguridad y eficacia en su manejo.


Preguntas Frecuentes:

  1. ¿Cuándo es apropiado considerar pastillas para dormir?
    Las pastillas para dormir se deben considerar cuando los métodos no farmacológicos, como la higiene del sueño y la terapia cognitivo-conductual, no han sido suficientes, y siempre bajo supervisión médica.
  2. ¿Qué riesgos conlleva el uso de pastillas para dormir?
    Los riesgos de las pastillas para dormir incluyen dependencia, tolerancia, efectos secundarios como somnolencia diurna, y posibles interacciones con otros medicamentos o condiciones médicas.
  3. ¿Pueden las pastillas para dormir afectar la calidad del sueño?
    Algunos medicamentos pueden alterar la arquitectura del sueño normal, afectando fases como el sueño REM. Es importante elegir el fármaco adecuado para evitar estos efectos.
  4. ¿Son seguras las pastillas para dormir de origen herbal?
    Las pastillas herbales suelen tener menos efectos secundarios, pero aún así es crucial consultar con un profesional de la salud, ya que pueden interactuar con otros medicamentos o no ser adecuadas para ciertas condiciones.
  5. ¿Cómo se debe dejar de tomar pastillas para dormir?
    La suspensión de pastillas para dormir debe hacerse gradualmente y bajo la supervisión de un médico, para evitar el síndrome de abstinencia y otros efectos adversos.
  6. ¿Existen alternativas naturales a las pastillas para dormir tradicionales?
    Sí, existen alternativas naturales como suplementos de melatonina y remedios herbales que pueden ser efectivos para algunos individuos, aunque es importante la consulta médica antes de su uso.
  7. ¿Cómo seleccionar la pastilla para dormir adecuada según mi condición de salud?
    Es importante considerar factores como la duración del insomnio, condiciones médicas preexistentes y medicamentos actuales. La selección de las pastillas para dormir adecuadas debe hacerse con asesoramiento médico
  8. ¿Qué opciones de pastillas para dormir recomiendan los expertos en casos de insomnio crónico?
    En casos de insomnio crónico, se pueden recomendar pastillas para dormir bajo estricta supervisión médica, complementándose a menudo con terapias cognitivo-conductuales.
  9. ¿Es necesario un seguimiento médico al usar pastillas para dormir?
    Sí, un seguimiento médico es esencial para monitorear la respuesta al tratamiento y ajustar la dosificación o tipo de pastillas para dormir según sea necesario.
  10. ¿Cuál es la diferencia entre pastillas para dormir de corta y larga acción?
    Las pastillas de dormir de corta acción ayudan a conciliar el sueño rápidamente, mientras que las de larga acción mantienen el sueño durante toda la noche. La elección depende del tipo de insomnio que se presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
whatsapp cristobal lopez psiquiatra