Depresión Silenciosa: Qué Es y Cuáles son sus Síntomas

Depresión silenciosa

Índice

¿Qué es la depresión silenciosa?

La depresión, un trastorno de salud mental que afecta a millones de personas en todo el mundo, es una enfermedad con mil caras que se extiende mucho más allá de los estereotipos comunes de tristeza y desesperanza. A pesar de que el concepto de depresión se ha normalizado en nuestras vidas al reconocerse la importancia de la salud mental, aún existe el riesgo de que su realidad permanezca envuelta en malentendidos.

Mitos y estereotipos, como el llanto, la tristeza, la típica imagen de una persona en un sofá o en la cama sin motivación, la visión negativa de la vida, la escasa esperanza y el trastorno del sueño, dominan la percepción pública. Sin embargo, detrás de esos síntomas comunes y fácilmente identificables, muchas veces nos encontramos con cuadros depresivos cuyos síntomas son más difíciles de reconocer y que no coinciden con la depresión estándar; a este tipo de depresión se le conoce con diferentes nombres, entre ellos la depresión silenciosa, depresión somatizada y depresión sonriente.

La depresión silenciosa puede manifestarse de formas inesperadas y sutiles que no coinciden con los conceptos de la depresión clásica referida con anterioridad.

En estos casos, los signos son menos visibles y pueden ser fácilmente confundidos con el cansancio cotidiano o incluso con un mal humor pasajero, irritabilidad, tener un mal día, síntomas relacionados con enfermedades físicas o simplemente atribuimos a que una persona tiene determinado carácter depresivo o melancólico.

Sin embargo, la realidad es que en la consulta me encuentro con que estos signos ocultos pueden ser indicativos de una lucha interna mucho más profunda y seria, en la que el sufrimiento de la persona puede ser igual o mayor que el de la depresión clásica. Por el tipo de depresión, las personas tardan más tiempo en solicitar ayuda y pueden esconder años de tristeza e insatisfacción vital, con el sufrimiento añadido de tener que “simular” en el día a día que se encuentran bien, lo que duplica el pesar de estos pacientes. De ahí que también se haya acuñado el nombre de depresión sonriente.

La relevancia de abordar estos síntomas menos conocidos radica en su capacidad para permanecer invisibles tanto para los pacientes como para sus seres queridos, lo que a menudo resulta en un diagnóstico tardío y, por ende, en un tratamiento retrasado o inadecuado.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión oculta?

Los síntomas de la depresión oculta son complejos y a menudo pasan desapercibidos, ya que no siempre se manifiestan a través del llanto o la tristeza evidente. Entre los más evidentes podemos destacar los siguientes, que espero sean de ayuda o guía para pacientes, familiares, compañeros y amigos de las personas afectadas, para poder ofrecerles una solución.

  1. Dolor físico y problemas gastrointestinales:

Muchas veces en mi consulta, me encuentro con pacientes que llevan años visitando a diferentes especialistas en busca de una explicación para sus dolores crónicos o problemas digestivos. Sin embargo, estos síntomas, a menudo no se asocian con una causa médica aparente y persisten a pesar de los tratamientos convencionales. Este tipo de manifestaciones puede ser un indicativo de depresión oculta, donde el malestar físico es una expresión somática de un problema de salud mental no diagnosticado. Reconocer esta conexión es crucial para proporcionar el tratamiento adecuado. Veo muchos pacientes que han ido a multitud de especialistas y me dicen angustiados “no sale nada mal, pero yo no me encuentro bien”.

  1. Fatiga y falta de energía:

En mi práctica, observo a menudo que la fatiga y la falta de energía son síntomas difíciles de diferenciar del cansancio habitual de la vida moderna, la astenia o de otras enfermedades. Pacientes que se sienten constantemente agotados, incluso después de descansar adecuadamente, pueden estar experimentando más que solo estrés o un estilo de vida ocupado. Este tipo de fatiga persistente, que no mejora con el descanso y se extiende a lo largo del tiempo, podría ser un indicador subyacente de depresión oculta. Identificar correctamente este síntoma es esencial para distinguirlo de otras condiciones médicas y para abordar la raíz del problema adecuadamente.

  1. Cambios en los patrones de sueño:

En mi experiencia clínica, es fundamental observar los cambios en el patrón de sueño que una persona ha mantenido durante años, a lo que a menudo me refiero como «sueño genético». Un desvío significativo de este patrón, como el desarrollo de insomnio o hipersomnia, enfrentar dificultades para conciliar el sueño o experimentar despertares frecuentes durante la noche, puede ser un indicador crítico de depresión oculta. Estos cambios son especialmente relevantes cuando no existe una explicación obvia o cambios de vida que los justifiquen. Reconocer estos cambios puede ser clave para diagnosticar correctamente la depresión oculta y abordarla de manera efectiva.

  1. Cambios en el apetito y peso:

Diagnosticar cambios en el apetito y el peso es complicado debido a las presiones de la sociedad actual y los patrones de alimentación poco saludables que muchos adoptan. Sin embargo, cuando se observa una desviación notable en el peso de una persona, ya sea por pérdida o aumento significativo sin intentarlo, es crucial prestar atención. Estos cambios notables en los hábitos alimenticios, como comer excesivamente o perder el apetito sin una causa obvia como cambios dietéticos o estrés reciente, pueden ser signos reveladores de depresión oculta. Identificar estos síntomas es esencial para abordar adecuadamente la salud mental subyacente.

  1. Cambios en el consumo de sustancias: alcohol y drogas:

En la práctica clínica, frecuentemente me encuentro con personas que nunca habían tenido problemas con el alcohol o las drogas y que comienzan a incrementar su consumo. A menudo, minimizan este cambio, argumentando que lo hacen simplemente para relajarse. Este autoengaño puede llevar a un diagnóstico tardío de problemas subyacentes más serios, como la depresión oculta. El aumento en el uso de estas sustancias como forma de escape o alivio es un indicador crítico que requiere una evaluación cuidadosa para determinar si están empleando el alcohol o las drogas para manejar sentimientos de tristeza, ansiedad o desesperanza que no están siendo abordados de otra manera.

  1. Irritabilidad y cambios de humor:

Es crucial conocer el carácter normal de una persona antes de que se manifiesten problemas emocionales o conductuales, para poder identificar cambios significativos. En mi experiencia, observo que quienes sufren de depresión oculta a menudo experimentan una mayor susceptibilidad a irritarse fácilmente o a mostrar un mal humor constante, y esto frecuentemente afecta sus relaciones más cercanas, ya sea en el ámbito familiar o en el trabajo. Además, la hipersensibilidad a comentarios o críticas, que antes tal vez habrían ignorado o manejado de manera diferente, puede convertirse en una fuente de conflicto y un claro indicativo de que algo más profundo está afectando su estado emocional.

  1. Sentimientos de desesperanza o inutilidad:

En mi práctica, me encuentro con pacientes que, sumidos en la depresión oculta, adoptan una perspectiva existencialista o nihilista, cuestionando constantemente el sentido de la vida y su propio valor. Estos pacientes pueden preguntarse repetidamente «¿Para qué?», «¿A dónde voy?» o «¿Por qué vivo?», reflejando un profundo sentimiento de desesperanza e inutilidad. Este cuestionamiento filosófico puede ser un mecanismo de defensa contra el dolor emocional que sienten, pero también es un claro indicativo de la severidad de su estado mental. Reconocer estos signos es crucial para intervenir adecuadamente y proporcionar el apoyo que estos pacientes desesperadamente necesitan.

  1. Problemas cognitivos (memoria, atención y concentración):

Es común en mi consulta recibir a personas jóvenes que están preocupadas por posibles signos tempranos de Alzheimer o demencia, debido a que no logran concentrarse o recordar detalles cotidianos. Algunos incluso llegan a creer que podrían tener TDAH. Sin embargo, en muchos casos, estos síntomas son manifestaciones de depresión. La depresión puede afectar significativamente la función cognitiva, resultando en dificultades con la atención, la concentración o la memoria, y en la incapacidad para mantener el enfoque en tareas del día a día o laborales. Identificar correctamente estos síntomas como parte de un cuadro depresivo es esencial para evitar diagnósticos equivocados y para dirigir el tratamiento adecuado que estos pacientes realmente necesitan.

  1. Pérdida de interés en actividades previamente disfrutadas:

La depresión se asemeja a una niebla que nos invade, a menudo sin que nos demos cuenta de su presencia, hasta que notamos que ya casi nada nos produce placer. En la consulta, veo frecuentemente cómo pacientes expresan que han perdido el interés en actividades que antes disfrutaban profundamente, desde hobbies y deportes hasta la intimidad y el sexo. Este cambio no es simplemente una falta de ganas momentánea; es un signo claro de que algo más profundo afecta su bienestar emocional. Reconocer esta pérdida de interés es crucial, pues indica cómo la depresión ha comenzado a teñir la percepción que tienen de la vida y sus placeres.

  1. Retraimiento de actividades sociales o laborales:

Un síntoma muy frecuente de la depresión oculta, que a menudo nos engaña, es el retraimiento de las interacciones sociales. Muchas personas justifican este cambio diciendo cosas como «Estoy cansado de la gente», «Ya tengo suficiente con mi trabajo», «En casa lo tengo todo», o «son todos estúpidos» cuando, en realidad, este aislamiento es un indicativo de depresión. Este distanciamiento no solo afecta las relaciones sociales, sino también las laborales y familiares, donde la persona puede empezar a evitar compromisos que antes enfrentaba sin problema. Este cambio puede ser una señal de alarma de que la persona está luchando internamente más de lo que admite o muestra.

  1. Alteraciones en la personalidad:

Es bien sabido que la personalidad de un individuo no cambia drásticamente a menos que intervengan factores significativos, como la depresión. En la práctica clínica, es común encontrarnos con familiares o amigos cercanos que notan que la persona ha cambiado de manera notable. Por ejemplo, alguien que era extrovertido y sociable puede volverse sorprendentemente retraído, o al revés. Estos cambios son indicativos de que algo más profundo está afectando su estado emocional. La depresión puede alterar la personalidad de tal manera que incluso las personas más cercanas a quien la sufre pueden sentir que ya no reconocen a su ser querido. Identificar estos cambios es crucial para entender la gravedad de la situación y buscar la ayuda necesaria.

  1. Autoconversación negativa y aumento de comportamientos de riesgo:

Una característica alarmante que a menudo se presenta en la depresión oculta es la autoconversación negativa, que puede manifestarse en comentarios auto despreciativos frecuentemente disfrazados de humor. Estos comentarios no son meras bromas; revelan una autopercepción dañada y una baja autoestima que son cruciales de identificar. Además, un incremento en los comportamientos riesgosos es especialmente común en adolescentes, quienes pueden utilizar estas acciones como un intento desesperado por sentir algo o, trágicamente, para castigarse a sí mismos. Estos comportamientos son señales claras de alerta que indican que la persona podría estar lidiando con emociones profundas y dolorosas, necesitando atención psicológica y apoyo inmediato.

  1. Se han convertido en adictos al trabajo:

Puede que no pienses en el exceso de trabajo como un síntoma de depresión, pero algunas personas utilizan el trabajo para encubrir sus emociones. Ven el trabajo como una excusa para escapar de cómo se sienten, una distracción para el tormento que les causa su mente. Si observas que alguien se queda hasta tarde en el trabajo la mayoría de las noches de la semana, puede que en realidad esté deprimido en silencio y no solo sea un adicto al trabajo.

¿Quién es vulnerable a la depresión oculta?

Cualquiera puede ocultar los síntomas de la depresión, sobre todo si cree que tiene algo que perder al hablar de ello. Pero algunos grupos de personas pueden ser más propensos que otros a ocultar la depresión o a no ser conscientes de que la depresión les está afectando.

  • adultos mayores
  • niños y adolescentes
  • hombres
  • personas con enfermedades crónicas
  • personas que se recuperan de experiencias traumáticas
  • personas que viven en la pobreza severa
  • Personas del colectivo LGTBI+

¿Por qué es tan difícil diagnosticar estas depresiones y las personas no piden ayuda?

Algunas de las causas podrían ser:

  1. Incremento Gradual de los Síntomas:
  • «En muchas ocasiones, la depresión se instala tan gradualmente que ni siquiera me doy cuenta de su presencia hasta que alguien cercano me alerta. Esto hace que el reconocimiento y tratamiento de la misma sean aún más difíciles.” Te atrapa como cuando te invade la niebla, al final ya no recuerdas cual era tu verdadero yo.
  1. Desconfianza hacia los Profesionales Médicos:
  • «Frecuentemente, me encuentro con pacientes que desconfían de los médicos y psicólogos por una mala experiencia previa con un profesional de la salud mental en cuento un diagnóstico erróneo o quizás el paciente se ha sentido maltratado; en toda relación entre 2 personas puede ocurrir esto, más en esta especialidad donde la personalidad de terapeuta y paciente marca el resultado, , pero debemos de dar otra oportunidad porque nadie va a venir a salvarnos si no tomamos la iniciativa.
  1. Temor a las Consecuencias:
  • «He observado que el miedo a las repercusiones de admitir un problema de salud mental es real y palpable. Algunos pacientes temen que revelar su estado podría llevar a consecuencias drásticas que son la mayoría de veces irreales como la pérdida de la custodia de sus hijos, que se enteren en el trabajo y pueda perder el puesto o no poder promocionar, «
  1. No Querer Ser una Carga:
  • «Es común que pacientes, especialmente los mayores, eviten buscar ayuda porque no desean ser una carga para sus familias. Este sentimiento de culpa puede ser un gran obstáculo para recibir el apoyo que necesitan.»
  1. Vergüenza y Estigma Social:
  • «La vergüenza asociada a la depresión es una barrera significativa que he visto en mi práctica. Muchos pacientes sienten que admitir la depresión es admitir una debilidad, lo cual es reforzado por el estigma que todavía persiste en muchas culturas. De hecho, me admiten que prefieren tener una pierna fracturada u otra dolencia de índole físico
  1. Recelo y miedo a la Medicación:
  • «No es raro que mis pacientes expresen preocupación sobre el uso de antidepresivos debido a los posibles efectos secundarios. Esta preocupación es a menudo amplificada por los prejuicios y desinformación sobre estos tratamientos
  1. Alternativas a la Medicación:
  • «He visto cómo la psicoterapia y cambios en el estilo de vida pueden ser efectivos, especialmente cuando los síntomas son leves o moderados. Estos enfoques alternativos pueden ofrecer alivio sin la necesidad de medicación, algo que muchos de mis pacientes prefieren explorar.»

La depresión oculta es tratable. Cuando las personas buscan ayuda, los síntomas suelen mejorar, aunque puede llevar algo de tiempo notar los efectos. Los tratamientos más comunes y efectivos para la depresión incluyen medicamentos, psicoterapia, o una combinación de ambos.

En casos donde la terapia y la medicación no han aliviado completamente los síntomas severos, los tratamientos de estimulación cerebral pueden ser una opción adicional.

También es posible mejorar algunos síntomas de la depresión con ejercicio, mejoras en el sueño y una dieta que limite alimentos procesados y azucarados, como la dieta mediterránea.

Conclusión Final:

Las personas con depresión a veces ocultan sus síntomas a quienes les rodean. Puede que no reconozcan que lo que están enfrentando es depresión, o quizás estén mostrando una cara feliz para disimular cómo se sienten realmente.

Tal vez les preocupa lo que otros puedan pensar de ellos, o están preocupados por las consecuencias de buscar tratamiento para una condición de salud mental. Puede que no confíen completamente en los profesionales de la salud, colegas, amigos y familiares para que les brinden apoyo.

Es importante reconocer los síntomas de la depresión y obtener tratamiento para evitar que las cosas empeoren. La depresión no tratada puede llevar a otros problemas de salud a lo largo del tiempo.

Si tú o alguien que conoces está trabajando duro para camuflar los síntomas de depresión, es importante saber que hay ayuda disponible. Con el tratamiento adecuado, la depresión puede manejarse y se puede restaurar una mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
whatsapp cristobal lopez psiquiatra