Mareos por Ansiedad o Vértigo Psicógeno: Causas, Diagnóstico y Tratamiento 

mareos por ansiedad

Los mareos y la ansiedad son dos síntomas que a menudo se entrelazan en un ciclo complicado, afectando la calidad de vida de quienes los padecen. A pesar de ser condiciones comunes, el vínculo entre ambos puede ser difícil de comprender.

¿Qué son los mareos?

Los mareos pueden describirse como una sensación de desequilibrio, vértigo o la percepción de que el entorno circundante se mueve o gira.

Pueden ser ocasionados por múltiples factores, desde deshidratación hasta trastornos del oído interno. Identificar la causa subyacente es crucial para un tratamiento adecuado y la prevención de episodios futuros. Los mareos pueden ser de varios tipos, como el vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB), que es una de las formas más comunes de vértigo y ocurre cuando pequeñas partículas de calcio se desplazan a áreas sensibles dentro del oído interno. Otros tipos incluyen el mareo asociado a la migraña y el mareo psicofisiológico, que a menudo está relacionado con la ansiedad.

La Relación entre Mareos y Ansiedad

La ansiedad, un trastorno emocional ampliamente extendido en la sociedad moderna, no solo afecta la mente, sino que también se manifiesta a través de síntomas físicos, siendo los «mareos por ansiedad” uno de los más complejos y desafiantes.

Este síntoma, profundamente enraizado en el estado psicosomático del individuo, desencadena un ciclo vicioso en el que «la ansiedad produce mareos» y estos, a su vez, intensifican la ansiedad, afectando considerablemente la calidad de vida. 

La conexión entre mareos y ansiedad es bidireccional. La ansiedad puede provocar mareos, y a su vez, los mareos pueden desencadenar ansiedad, creando un ciclo que puede ser difícil de romper. Este vínculo se debe en parte a cómo la ansiedad afecta el sistema nervioso y a cómo el cerebro interpreta las señales sensoriales, especialmente cuando estas son inconsistentes o confusas. Por ejemplo, si alguien experimenta mareos, puede comenzar a temer que se repitan, lo que a su vez puede aumentar los niveles de ansiedad y la probabilidad de más mareos. Este ciclo puede ser particularmente perturbador y puede llevar a la evitación de ciertas actividades o situaciones por miedo a experimentar mareos.

¿Qué es el vértigo psicógeno?

Siempre se debe se debe de descartar una causa física que es potencialmente más peligrosa antes de llegar al diagnóstico de vértigo psicógeno. 

El vértigo psicógeno, también conocido como ansiedad por mareos, es un tipo de vértigo que se produce como resultado de la ansiedad o el estrés. Las personas con vértigo psicógeno suelen experimentar una sensación de mareo, inestabilidad o aturdimiento, que suele empeorar en situaciones estresantes o ansiosas, esto suele afectar la calidad de vida de forma notable, una vez que se ha diagnosticado señalar que a pesar de causar gran sufrimiento, el mareo por ansiedad no es grave es relativamente fácil de tratar, por lo quen podemos concluir que los mareos psicógenos producidos por ansiedad o estrés no son peligrosos y tienen tratamiento. 

Síntomas asociados:

Los síntomas del vértigo psicógeno suelen ser similares a los del vértigo causado por problemas físicos. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Sensación de mareo o aturdimiento
  • Sensación de que el entorno está girando o moviéndose
  • Inestabilidad o sensación de que se va a caer
  • Náuseas o vómitos
  • Pérdida de audición
  • Zumbidos en los oídos
  • Visión borrosa por ansiedad
  • Miedo a desmayarse
  • Sensación de presión en la cabeza

Los síntomas suelen empeorar en situaciones estresantes o ansiosas. Por ejemplo, una persona con vértigo psicógeno puede experimentar un ataque de mareo si tiene que hablar en público o si se encuentra en una situación social que le genera ansiedad. 

Manifestaciones Generales de Ansiedad y Mareos  

Individuos que padecen de «mareos por ansiedad» a menudo experimentan otros síntomas psicosomáticos como:

  • Aumento en la frecuencia cardíaca,
  • Sudoración
  • Temblores
  • Cefaleas
  • Sensación general de debilidad
  • Sensación urgente de ir al cuarto de baño
  • Inquietud interna
  • Sofocos o sensación de calor corporal
  • Escalofríos
  • Molestias gástricas
  • Molestias en el pecho
  • Tensión en cervicales.

Si usted experimenta mareos, es importante que consulte a un médico para descartar cualquier causa física. Si el médico determina que sus mareos son causados por la ansiedad, existen tratamientos disponibles que pueden ayudarlo a controlar sus síntomas 

Testimonios de Mareos por Ansiedad: Entendiendo la Experiencia Personal 

Como ejemplo tenemos los pacientes que acuden a la consulta del psiquiatra, preocupados por sus mareos que no cesan a pesar de haber sido descartada cualquier enfermedad física por especialistas como neurólogos, digestivos u otorrinos. 

Causas Detalladas de los Mareos Asociados a la Ansiedad 

Los mareos, como una manifestación frecuente en personas con trastornos de ansiedad, tienen diversas causas subyacentes. Este síntoma, a menudo etiquetado como «mareos por ansiedad» o «vértigo psicógeno», se debe a una serie de factores que involucran tanto el sistema nervioso como aspectos neuroquímicos.  

Aquí detallamos cada uno de estos aspectos: 

  • Activación del Sistema Nervioso Simpático:
  1. Este sistema se activa en respuesta al estrés o la ansiedad.
  2. Provoca un aumento en la frecuencia cardíaca y la presión arterial, lo cual puede desencadenar mareos.
  3. Esta respuesta es parte de la reacción de «lucha o huida» del cuerpo, diseñada para preparar al organismo para una acción rápida en situaciones de estrés.
  4. Los mareos pueden surgir como un efecto secundario de este estado de hiperactividad cardiovascular.
  • Hiperventilación y Desequilibrio de CO2:
  1. La ansiedad a menudo conduce a la hiperventilación, una respiración rápida y superficial.
  2. Esto altera los niveles normales de dióxido de carbono (CO2) en la sangre.
  3. Un nivel reducido de CO2 puede provocar una condición conocida como alcalosis respiratoria, que conduce a mareos y sensaciones de aturdimiento.
  4. La hiperventilación también puede causar una disminución en el suministro de sangre al cerebro, lo que contribuye a la sensación de mareo.
  • Alteraciones en el Sistema Vestibular:
  1. El sistema vestibular, ubicado en el oído interno, es crucial para mantener el equilibrio y la orientación espacial.
  2. La ansiedad puede desencadenar una sobrecarga sensorial en este sistema, llevando a una percepción distorsionada del equilibrio y el movimiento.
  3. Esto puede manifestarse como una sensación de vértigo, inestabilidad o como si el entorno circundante estuviera girando o balanceándose.
  • Cambios en la Neuroquímica Cerebral:
  1. La ansiedad puede alterar el equilibrio de varios neurotransmisores y hormonas en el cerebro, como la serotonina, el GABA y el cortisol.
  2. Estos cambios neuroquímicos pueden afectar directamente áreas del cerebro implicadas en la regulación del equilibrio y la percepción espacial.
  3. Por ejemplo, un desequilibrio en la serotonina puede afectar el funcionamiento del sistema vestibular y, por lo tanto, contribuir a los mareos.
  4. Además, el aumento en la liberación de hormonas del estrés como el cortisol puede exacerbar la sensación de ansiedad y, consecuentemente, los síntomas de mareo.

Diagnóstico diferencial 

Para diagnosticar el vértigo psicógeno, es importante descartar otras causas posibles de mareos. El médico puede realizar una serie de pruebas, como un examen físico, un examen neurológico y pruebas auditivas y vestibulares.  

Si las pruebas no revelan ningún problema físico, el médico puede diagnosticar el vértigo psicógeno.  

Diferenciando el Vértigo Psicógeno de Otras Condiciones:

  • Vértigo Posicional Paroxístico Benigno (VPPB): Vértigo breve desencadenado por cambios en la posición de la cabeza.
  • Enfermedad de Meniere: Episodios de vértigo, pérdida auditiva fluctuante, tinnitus y sensación de plenitud en el oído.
  • Neuritis Vestibular: Vértigo severo y constante sin pérdida auditiva.
  • Mareos Cervicales (Vértigo Cervicogénico): Relacionados con problemas en las vértebras cervicales, como artrosis, hernias de disco, tensión en el cuello y movimientos bruscos de la cabeza, que afectan el equilibrio y la estabilidad.
  • Migraña Vestibular: Episodios de vértigo que pueden o no incluir dolor de cabeza.
  • Trastornos de Ansiedad y Pánico: Donde el vértigo puede ser un síntoma pero no el principal.
  • Anemia e Hipotensión Arterial: Síntomas similares al vértigo.
  • Esclerosis Múltiple (EM): Puede presentar síntomas de vértigo.
  • Tumor Cerebral: En raras ocasiones, puede manifestarse con vértigo.
  • Problemas Cardiovasculares: Como la hipotensión ortostática.

Tratamiento Integral Detallado para Mareos por Ansiedad 

El tratamiento de los mareos asociados a la ansiedad requiere un enfoque integral que aborde tanto los aspectos psicológicos como físicos.

A continuación, se detalla cada componente de este tratamiento: 

  • Terapia Psicológica:

Terapia Cognitivo-Conductual (TCC): Esta terapia ayuda a los pacientes a identificar y modificar patrones de pensamiento y comportamiento negativos relacionados con la ansiedad. Al cambiar estos patrones, se puede reducir la incidencia de mareos. La TCC es efectiva para gestionar la ansiedad anticipatoria y los pensamientos catastrofistas que a menudo acompañan a los mareos. 

Terapia de Exposición: Utilizada especialmente en casos de ansiedad severa, esta terapia implica una exposición gradual y controlada a las situaciones que desencadenan la ansiedad y, por consiguiente, los mareos. Esto ayuda a los pacientes a desarrollar mecanismos de afrontamiento y a reducir la respuesta ansiosa con el tiempo. 

  • Medicamentos:

Antidepresivos ISRS: Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina como sertralina, fluoxetina, escitalopram y otros, son frecuentemente prescritos para tratar la ansiedad subyacente, lo que indirectamente puede ayudar a aliviar los mareos. 

Antidepresivos Tricíclicos: Como la amitriptilina, pueden ser útiles en algunos casos, especialmente cuando hay un componente depresivo significativo. 

Sulpiride: a una dosis de 50 a 150 mg, se recomienda no alargar el tratamiento más de un mes. 

Ansiolíticos: Medicamentos como las benzodiazepinas pueden ofrecer un alivio rápido de la ansiedad aguda y los mareos, pero su uso debe ser limitado y siempre bajo supervisión médica debido al riesgo de dependencia y tolerancia. 

Antipsicóticos: a dosis bajas.

  • Terapias Físicas y Ejercicio Regular:

La actividad física regular, como caminar, yoga o ejercicios de bajo impacto, puede ser extremadamente beneficiosa. El ejercicio no solo mejora la salud física general, sino que también promueve la liberación de endorfinas, reduciendo los niveles de estrés y ansiedad. 

Las terapias físicas como la fisioterapia pueden ser útiles, especialmente cuando los mareos están relacionados con problemas cervicales. 

  • Educación y Manejo del Estrés:

Comprender la naturaleza de la ansiedad y cómo puede manifestarse físicamente es crucial para los pacientes. Esto incluye reconocer cómo la ansiedad puede desencadenar o empeorar los mareos. 

Aprender y practicar técnicas de manejo del estrés, como la respiración profunda, mindfulness y meditación, puede ayudar a controlar la ansiedad y, por ende, reducir los episodios de mareos.

  • Cambios en el Estilo de Vida:

Adoptar un estilo de vida saludable es fundamental en el tratamiento de los mareos por ansiedad. Esto incluye mantener un horario regular de sueño, evitar el consumo excesivo de cafeína y alcohol, y dedicar tiempo a actividades relajantes. 

La gestión del tiempo y la organización pueden ayudar a reducir el estrés general, lo que a su vez puede disminuir la frecuencia y severidad de los mareos. 

  • Dieta e Hidratación:

Mantener una dieta equilibrada, rica en nutrientes esenciales, puede tener un efecto positivo en el manejo de la ansiedad. Algunos nutrientes y vitaminas, como el complejo B, son conocidos por su papel en la salud del sistema nervioso. 

Una hidratación adecuada es igualmente importante, ya que la deshidratación puede agravar los síntomas de mareos y ansiedad. 

Cada uno de estos componentes del tratamiento ofrece una vía para manejar efectivamente los mareos por ansiedad, promoviendo una mejor calidad de vida para los afectados. La combinación de estos tratamientos puede ser ajustada según las necesidades individuales de cada paciente.  

Terapias Alternativas y Complementarias  

En el manejo de la ansiedad y los mareos, terapias como la acupuntura, la meditación y el yoga han demostrado ser beneficiosas. Estas prácticas pueden ayudar a reducir el estrés, mejorar la respiración y promover un sentido general de bienestar. 

La Importancia de la Red de Apoyo 

El apoyo de familiares, amigos y grupos de apoyo es fundamental en el manejo de la ansiedad y los mareos. Compartir experiencias y estrategias puede proporcionar consuelo y técnicas prácticas para enfrentar estos desafíos. 

Integrando Estrategias de Manejo en la Vida Cotidiana 

Incorporar estrategias de manejo de la ansiedad y los mareos en la rutina diaria es clave para una vida equilibrada. Esto puede incluir establecer una rutina regular, practicar la atención plena y buscar actividades que promuevan la relajación y el disfrute.


En conclusión, afrontar los mareos y la ansiedad es un desafío que puede superarse con un enfoque integral. Este enfoque debería incluir tratamiento médico, terapia psicológica, ajustes en el estilo de vida y un sólido sistema de apoyo. Es crucial reconocer la interrelación entre ambos síntomas y buscar ayuda profesional para avanzar hacia la recuperación y mantener un equilibrio vital saludable.

Si estás experimentando estos síntomas, recuerda que no estás solo y que existen estrategias efectivas a tu disposición. Un enfoque que considere tanto los aspectos físicos como emocionales es esencial para mejorar tu calidad de vida.

Cada persona es única, y lo que funciona para una puede no ser aplicable para otra. Por ello, la evaluación y el seguimiento personalizados por profesionales de la salud son clave para un tratamiento eficaz. La colaboración entre psiquiatras, psicólogos y médicos especializados en trastornos del equilibrio proporciona el enfoque más completo para tratar el vértigo psicógeno y los mareos por ansiedad.

Recuerde, aunque los mareos por ansiedad pueden ser debilitantes, con el tratamiento y enfoque correctos, es posible vivir una vida plena y satisfactoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
whatsapp cristobal lopez psiquiatra