Pobreza Severa y Salud Mental

pobreza severa y salud mental

La otredad del pobre es un fenómeno sociológico y psicológico profundamente arraigado en nuestra sociedad. A menudo, quienes gozamos de cierta estabilidad económica tendemos a ver la pobreza como algo lejano, ajeno, e incluso exótico, como si ocurriera únicamente en lugares distantes como Haití. Esta percepción distorsionada nos impide comprender la realidad y profundidad de la pobreza en nuestro entorno inmediato.

La «otredad» se refiere a cómo percibimos a aquellos que consideramos diferentes a nosotros. En el contexto de la pobreza, esto implica una desconexión entre la vida cotidiana de las personas acomodadas y la de aquellos que viven en la pobreza. Esta brecha no solo es física y económica, sino también emocional y psicológica.

La Distancia Psicológica:

  • Desconexión Emocional: Muchas veces, las personas que no experimentan la pobreza directamente se desvinculan emocionalmente del problema. La pobreza se percibe como un asunto distante, algo que sucede a «otros» en «otros lugares».
  • Estigmatización y Prejuicios: La pobreza a menudo se asocia con estereotipos negativos. Se puede caer en la creencia errónea de que la pobreza es resultado de la pereza o falta de esfuerzo, ignorando factores estructurales complejos.
  • Falta de Empatía: La desconexión lleva a una falta de empatía y comprensión hacia los desafíos que enfrentan las personas en situación de pobreza

Según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social en España se situó en el 20,4 % en 2022, lo que significa que 10,2 millones de personas vivían en riesgo de pobreza severa, exclusión social o baja intensidad en el empleo.

En el caso de Andalucía, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social fue del 36,0 % en 2022, lo que significa que 2,5 millones de personas vivían en riesgo de pobreza severa, exclusión social o baja intensidad en el empleo. Esta tasa es superior a la media nacional en 15,6 puntos porcentuales.

La pobreza en Andalucía afecta de forma más acusada a las mujeres, con una tasa de riesgo de pobreza del 30,0 %, frente al 28,2 % de los hombres, en esto también estamos consiguiendo la igualdad. También afecta de forma más acusada a los jóvenes, con una tasa de riesgo de pobreza del 37,3 %, frente al 26,8 % de los mayores de 65 años.

Los principales factores que explican la pobreza en Andalucía son la baja cualificación de la población, la alta tasa de desempleo, y no tener empresas ni servicios que añadan valor.

La pobreza severa es una situación en la que las personas no tienen los ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas, como la alimentación, la vivienda, la ropa, la atención sanitaria y la educación.

En España, la pobreza severa se define como la situación de los hogares con una renta por unidad de consumo inferior al 40 % de la mediana de la renta nacional.

Esto significa que una persona en pobreza severa vive con menos de 278 € mensuales en el caso de una familia con dos adultos y dos menores, y con menos de 530 € mensuales si vive sola.

La pobreza severa tiene un impacto negativo en la salud física y mental de las personas, así como en su capacidad para participar en la sociedad.

Las personas en pobreza severa tienen más probabilidades de sufrir enfermedades, de tener problemas de aprendizaje y de exclusión social.

Los principales factores que explican la pobreza severa son la baja cualificación de la población, la alta tasa de desempleo…. (Y otras cosas que no puedo decir, sino me censuran…).

Aquí hay algunos ejemplos de las dificultades que pueden experimentar las personas en pobreza severa:

  • Tener problemas para alimentarse adecuadamente.
  • Tener dificultades para encontrar una vivienda adecuada.
  • Tener problemas para acceder a la atención sanitaria.
  • Tener problemas para educar a sus hijos.
  • Tener problemas para participar en actividades sociales.

El día a día de las personas que viven en pobreza severa en Andalucía se caracteriza por una lucha constante para satisfacer las necesidades básicas. La inseguridad y la incertidumbre son aspectos comunes en sus vidas, lo que puede generar un impacto significativo en su bienestar mental y emocional.

En lo que respecta a los niños que crecen en hogares en situación de pobreza severa, sus experiencias se ven marcadas por limitaciones que pueden afectar su desarrollo a largo plazo.

Uno de los aspectos más preocupantes es el acceso a servicios básicos como la calefacción durante los meses de invierno. La falta de calefacción no solo implica un riesgo para la salud física de estos niños debido a las bajas temperaturas, sino que también puede tener consecuencias en su rendimiento académico y bienestar emocional. Vivir en un hogar frío puede disminuir la capacidad de concentración y aumentar el riesgo de enfermedades, lo que a su vez puede llevar a una mayor ausencia escolar y dificultades en el aprendizaje.

La pobreza severa se supone que es un problema complejo (Aunque no tanto, pero si lo digo me censuran…como siempre ocurre en las redes sociales) que requiere un esfuerzo concertado de los gobiernos, las empresas y la sociedad civil para poder ser abordado.

Lo que sí puedo decir es que las personas con pobreza severa tienen peores condiciones de salud mental.

La pobreza severa tiene un impacto negativo en la salud física y mental de las personas, así como en su capacidad para participar en la sociedad. Las personas en pobreza severa tienen más probabilidades de sufrir enfermedades, de tener problemas de aprendizaje y de exclusión social.

En el ámbito de la salud mental, las personas en pobreza severa tienen más probabilidades de sufrir trastornos mentales, como la depresión, la ansiedad y el trastorno por estrés postraumático. También tienen más probabilidades de sufrir problemas de salud mental graves, como el suicidio.

¿Por qué las personas en pobreza severa tienen peores condiciones de salud mental?

Hay una serie de factores que explican por qué las personas en pobreza severa tienen peores condiciones de salud mental. Estos factores incluyen:

  • Estrés: El estrés es un factor importante que contribuye a los problemas de salud mental. Las personas en pobreza severa experimentan niveles de estrés más altos que las personas que no viven en la pobreza. Este estrés puede estar causado por una serie de factores, como la incertidumbre económica, la falta de vivienda adecuada, la violencia y el abuso.
  • Exclusión social: La exclusión social es otro factor que contribuye a los problemas de salud mental. Las personas en pobreza severa pueden sentirse aisladas y marginadas de la sociedad. Esto puede conducir a sentimientos de soledad, tristeza y desesperanza.
  • Desigualdad: La desigualdad es un factor que puede contribuir a los problemas de salud mental. Las personas que viven en la pobreza tienen menos oportunidades que las personas que no viven en la pobreza. Esto puede conducir a sentimientos de frustración, resentimiento y enojo.

La tasa de suicidio tiene una relación directa con la pobreza severa. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas en pobreza severa tienen un riesgo de suicidio de entre dos y tres veces mayor que las personas que no viven en la pobreza.

¿Cómo se puede abordar este problema?

Para abordar el problema de las peores condiciones de salud mental de las personas en pobreza severa, es necesario tomar medidas para reducir la pobreza y la desigualdad. Estas medidas incluyen:

  • Crear empleos de calidad: La creación de empleos de calidad es una forma importante de reducir la pobreza. Los empleos de calidad proporcionan a las personas ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas y les permiten tener un sentido de propósito, (se han ido de España 200.000 personas de alta cualificación) Nuevamente, mi otro yo se tiene que callar.
  • Mejorar la educación y la formación: La educación y la formación pueden ayudar a las personas a desarrollar las habilidades necesarias para encontrar un empleo de calidad. Desde mi punto de vista, la educación debe ser enseñada en casa y la formación en los colegios, con una buena base de matemáticas, física, lengua y filosofía. Los idiomas los damos por aprendidos, y dejamos el resto de las asignaturas para el recreo… No estaría mal un test semanal de control de drogas hasta los 18 años, ya que el consumo de cannabis hace difícil estar atento, sobre todo en colegios públicos que pagamos todos. Y de camino algunos profesores podrían despertar de la siesta del COVID, al igual que algunos médicos.
  • Ofrecer apoyo social: El apoyo social es importante para ayudar a las personas a hacer frente al estrés y la exclusión social. Apoyo social a las personas que realmente necesiten aprovechar el apoyo (me vuelvo a autocensurar).

Es importante recordar que la salud mental es un derecho humano fundamental. Las personas en pobreza severa tienen derecho a tener acceso a la atención sanitaria y los servicios de apoyo que necesitan para tener una buena salud mental porque sin salud mental no se sale del pozo de la pobreza.

Si sufres de problemas de salud mental no estás solo, en Psiquiatra Marbella encontrarás un entorno de apoyo y comprensión guiado por un psiquiatra experimentado y dedicado a brindarte la atención personalizada que mereces. Entendemos que cada individuo es único y enfrenta sus propios desafíos, por lo que nuestro enfoque se centra en comprender tus necesidades específicas para ofrecerte un tratamiento adaptado a tu situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
whatsapp cristobal lopez psiquiatra