¿Qué es y para qué sirve el Anafranil?

anafranil

Anafranil (clomipramina) es un antidepresivo tricíclico reconocido por su eficacia en el tratamiento de diversas condiciones psiquiátricas, incluyendo algunos casos en los que otros antidepresivos no han sido efectivos. Su capacidad para tratar eficazmente trastornos obsesivo-compulsivos (TOC) lo ha hecho particularmente notable en el campo de la psiquiatría.

Una de las ventajas significativas de Anafranil es su efectividad incluso en dosis bajas, lo que puede reducir la incidencia de efectos secundarios, un factor importante en el tratamiento a largo plazo de trastornos psiquiátricos. Aunque todos los medicamentos tienen posibles efectos secundarios, el perfil de efectividad de Anafranil, incluso en dosis más bajas, lo convierte en una opción valiosa para muchos pacientes.

Es importante destacar que la decisión de usar Anafranil, como cualquier antidepresivo, debe basarse en una evaluación cuidadosa por parte de un profesional de la salud. La elección del medicamento y la dosificación adecuada son cruciales y deben ajustarse individualmente para cada paciente.

A pesar de los avances en la farmacología y la aparición de nuevos antidepresivos, Anafranil sigue siendo una herramienta valiosa en la psiquiatría, especialmente para aquellos pacientes que no han respondido a otros tratamientos. Su eficacia y la posibilidad de utilizarlo en dosis más bajas lo hacen una opción importante en el arsenal de tratamientos para trastornos del estado de ánimo y ansiedad.

Es esencial que los pacientes reciban seguimiento y evaluaciones regulares mientras están en tratamiento con Anafranil, para asegurarse de que están obteniendo el máximo beneficio con el menor número de efectos secundarios.

¿Qué necesita saber antes de empezar a tomar ANAFRANIL?

No tome Anafranil:

  • si es alérgico a la clomipramina hidrocloruro o a alguno de los demás componentes de este medicamento.
  • si ha sufrido alguna reacción inusual o cualquier reacción alérgica a cualquier otro antidepresivo tricíclico.
  • si está tomando cualquier otro tipo de medicación para el tratamiento de la depresión. Comuníqueselo a su médico.
  • si ha sufrido recientemente un ataque al corazón o si padece de alguna enfermedad grave de corazón.

Si la respuesta fuera SÍ en alguno de los casos anteriormente indicados, probablemente Anafranil no sea adecuado para usted.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Anafranil:

  • si tiene ideas suicidas
  • si tiene ataques epilépticos
  • si tiene trastornos en el ritmo del corazón
  • si tiene esquizofrenia u otros problemas mentales
  • si tiene glaucoma (presión intraocular elevada)
  • si tiene enfermedad de hígado o riñón
  • si tiene cualquier trastorno sanguíneo
  • si tiene dificultad al orinar (p.ej. como consecuencia de enfermedades de la próstata)
  • si tiene hipertiroidismo
  • si sufre estreñimiento frecuente
  • si tiene desmayos

Su médico lo tendrá en cuenta antes y durante el tratamiento con Anafranil.

Antes de tomar Anafranil consulte a su médico si cualquiera de las circunstancias anteriormente mencionadas le hubieran ocurrido alguna vez.

Información para familias y cuidadores

Debe controlar si el paciente deprimido muestra signos de cambios de comportamiento como ansiedad inusual, agitación, agresividad, trastornos del sueño, irritabilidad, agresividad, sobreexcitación u otros cambios inusuales en el comportamiento, empeoramiento de la depresión o pensamientos suicidas. Debe informar inmediatamente al médico del paciente de cualquiera de estos síntomas, especialmente si son graves, aparecen bruscamente o no formaban parte de los síntomas previos del paciente. Usted debe evaluar la aparición de estos síntomas día a día, especialmente al principio del tratamiento con antidepresivos y cuando se aumenta o disminuye la dosis, ya que estos cambios pueden ser bruscos.

Síntomas como los descritos pueden estar asociados a un aumento del riesgo de sufrir pensamientos y comportamientos suicidas y pueden indicar la necesidad de un control estricto y de posibles cambios en la medicación.

Información adicional sobre seguridad

Es importante que su médico controle el tratamiento; le haga un análisis de sangre y controle su presión sanguínea y función cardiaca, al principio del tratamiento y de forma regular a lo largo del mismo, para descartar la aparición de alteraciones de la sangre y de la función de su hígado o corazón.

Si usted sufre normalmente trastornos de angustia, al principio del tratamiento con Anafranil puede sufrir un aumento de los síntomas de la ansiedad que suelen desaparecer en el plazo de 2 semanas después del inicio del tratamiento.

Síndrome serotoninérgico

Póngase inmediatamente en contacto con su médico si sufre alta temperatura corporal, contracciones musculares rítmicas involuntarias, agitación, convulsiones, delirio, coma. Estos son signos y síntomas que pueden referir al síndrome serotoninérgico.

Presentaciones de Anafranil en España

En España, Anafranil se comercializa en las siguientes presentaciones:

  • Comprimidos de liberación inmediata: 10 mg, 25 mg y 75 mg.
  • Comprimidos de liberación prolongada: 75 mg.
  • Solución inyectable: 25 mg/ml.

Comprimidos de liberación inmediata

Los comprimidos de liberación inmediata de Anafranil se presentan en envases de 20, 30, 50 y 100 comprimidos. Cada comprimido contiene 10 mg, 25 mg o 75 mg de clomipramina hidrocloruro.

Comprimidos de liberación prolongada

Los comprimidos de liberación prolongada de Anafranil se presentan en envases de 30 y 60 comprimidos. Cada comprimido contiene 75 mg de clomipramina hidrocloruro.

Solución inyectable

La solución inyectable de Anafranil se presenta en ampollas de 2 ml y 5 ml. Cada ml de solución contiene 25 mg de clomipramina hidrocloruro.

En un estudio comparativo sobre la eficacia de los antidepresivos, se encontró que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) tienen una eficacia similar a los antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina y la imipramina, que son de la misma clase que el Anafranil (clomipramina). Sin embargo, debido al tamaño reducido de la muestra en la mayoría de los estudios que comparan los ISRS con otros antidepresivos, no se pueden hacer declaraciones definitivas sobre la eficacia relativa. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los ISRS y los antidepresivos comparativos en estos estudios.

¿Cómo usar el Anafranil?

El Anafranil debe ser utilizado siguiendo las indicaciones de un médico. Si tienes preguntas sobre este medicamento, es muy importante que se las hagas a su médico o farmacéutico, siempre puede contactar conmigo para que le resuelva cualquier duda, mediante consulta online. Por lo general, se toma por vía oral con alimentos para reducir posibles efectos secundarios gastrointestinales. La dosis y la duración del tratamiento variarán según la condición del paciente y su respuesta al medicamento. Es importante seguir el plan de tratamiento proporcionado por el médico y no ajustar la dosis por cuenta propia.

Adultos

  • Depresión de cualquier etiología, sintomatología y gravedad.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Crisis de angustia (panic attacks).
  • Síndrome de narcolepsia con crisis de cataplejía.

Población pediátrica

  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Enuresis nocturna (sólo en pacientes a partir de 5 años y tras excluir la posibilidad de causas orgánicas). Cuando se inicie un tratamiento de enuresis nocturna en niños y adolescentes con clomipramina, deberá evaluarse cuidadosamente el riesgo/beneficio para el paciente. Deberán considerarse posibles tratamientos alternativos.

En niños y adolescentes, no se dispone de suficiente evidencia de seguridad y eficacia de Anafranil en el tratamiento de estados depresivos de varias etiologías y sintomatologías, fobias, crisis de angustia, síndrome de narcolepsia con crisis de cataplejía. Por lo tanto, el uso de Anafranil en niños y adolescentes (0-17 años de edad) en estas indicaciones no está recomendado.

Cómo funciona Anafranil en el cuerpo

El Anafranil, cuyo principio activo es la clomipramina, ejerce su acción farmacológica en el sistema nervioso central. Su mecanismo de acción se basa en la modulación de neurotransmisores clave, en particular la serotonina y la norepinefrina, que son sustancias químicas fundamentales para el funcionamiento del cerebro y la regulación del estado de ánimo.

La serotonina, a menudo llamada «la hormona de la felicidad», es un neurotransmisor que influye en el equilibrio emocional, el sueño, el apetito y otros aspectos del comportamiento humano. En la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), se ha observado que los niveles de serotonina pueden estar desequilibrados, lo que contribuye a los síntomas de estas condiciones. El Anafranil actúa al aumentar la disponibilidad de serotonina en el cerebro, lo que, a su vez, ayuda a estabilizar el estado de ánimo y a aliviar los sentimientos de tristeza, desesperanza y ansiedad que caracterizan a la depresión y el TOC.

Además de la serotonina, el Anafranil también afecta a la norepinefrina, otro neurotransmisor crucial en el sistema nervioso central. La norepinefrina influye en la respuesta al estrés y la activación del sistema de alerta del cuerpo. Al equilibrar los niveles de norepinefrina, el medicamento puede contribuir a reducir los síntomas de ansiedad y los pensamientos obsesivos que son comunes en el TOC.

Algunos de los beneficios más comunes incluyen: 

  1. Mejora del estado de ánimo: Anafranil puede ayudar a aliviar la tristeza, la desesperanza y la falta de interés en actividades cotidianas, mejorando así el estado de ánimo general.
  2. Reducción de la ansiedad: Anafranil puede disminuir los sentimientos de ansiedad y ayudar a controlar los ataques de pánico, lo que permite una mayor sensación de calma y tranquilidad.
  3. Control de impulsos: Para aquellos que experimentan impulsos incontrolables o comportamientos compulsivos, Anafranil puede ayudar a reducir estos síntomas, permitiendo un mayor control y una mejor calidad de vida.

Cómo tomar Anafranil

La administración adecuada del Anafranil es esencial para asegurar su efectividad y minimizar posibles efectos secundarios. Aquí te proporcionamos detalles sobre cómo tomar el Anafranil de manera adecuada:

Vía oral con alimentos: El Anafranil se debe tomar por vía oral, lo que significa que se ingiere por la boca. Es recomendable tomarlo junto con alimentos o después de una comida para reducir la posibilidad de malestares gastrointestinales que algunas personas pueden experimentar al ingerir el medicamento con el estómago vacío.

Seguir las indicaciones del médico: Para lograr los mejores resultados terapéuticos, es de suma importancia seguir rigurosamente las indicaciones proporcionadas por el médico. Esto incluye la dosis exacta y la frecuencia de uso prescrita. No se debe aumentar ni disminuir la dosis por cuenta propia sin la aprobación y el seguimiento del profesional de la salud.

Constancia en la toma: Mantener una rutina constante en la toma del Anafranil es esencial. Esto significa que debes tomar el medicamento a la misma hora todos los días para ayudar a mantener niveles estables en el torrente sanguíneo y garantizar su eficacia en el tratamiento de la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

No suspender bruscamente: Nunca debes suspender el Anafranil abruptamente sin la orientación de tu médico. La interrupción súbita del medicamento puede desencadenar síntomas de abstinencia y un posible empeoramiento de la condición original. Si deseas dejar de tomar Anafranil, tu médico te guiará sobre cómo hacerlo de manera gradual y segura.

Dosis de Anafranil

Las formulaciones de liberación inmediata (Anafranil 10mg y Anafranil 25mg) y las de liberación prolongada (Anafranil 75mg) podrán ser intercambiadas como dosis equivalentes.

Adultos

Antes de iniciar el tratamiento con clomipramina deberá tratarse la hipocaliemia.

La posología se determinará individualmente y se adaptará al cuadro clínico del paciente. En principio se intentará obtener un efecto óptimo con dosis lo más bajas posible, incrementándolas cuidadosamente.

La respuesta adecuada puede tardar en alcanzarse un tiempo comprendido entre 10 días y 4 semanas lo que debería considerarse antes de proceder a realizar un cambio de pauta de dosificación, ya que un incremento de la dosis no reduce este periodo de latencia, pero si podría favorecer la presentación de reacciones adversas. Una vez que la respuesta se haya obtenido, se deberá mantener el tratamiento con la dosis óptima para evitar una recaída.

Los pacientes con historia de depresiones recurrentes deberán mantener el tratamiento durante un largo periodo de tiempo. Se deberá valorar periódicamente la duración del tratamiento de mantenimiento y la necesidad de un tratamiento adicional.

Como precaución ante la posible prolongación del intervalo QT y la aparición de toxicidad serotoninérgica, se aconseja ceñirse a las dosis recomendadas, así como realizar cualquier aumento de dosis con precaución si se administran fármacos que prolonguen el intervalo QT u otros fármacos serotoninérgicos concomitantemente.

Se deberá evitar una suspensión brusca del tratamiento con Anafranil ya que pueden aparecer síntomas de abstinencia. Además, tras un uso regular durante un periodo prolongado, la suspensión del tratamiento se realizará progresivamente y el paciente será cuidadosamente monitorizado después de la suspensión del tratamiento.

Depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, y fobias:

Iniciar el tratamiento con un comprimido recubierto de 25 mg 2 veces al día (preferentemente por la noche). Durante la primera semana de tratamiento, según como se tolere la medicación, la dosis diaria se aumentará gradualmente a 4-6 comprimidos recubiertos de 25 mg (100 – 150 mg). Esta dosificación puede elevarse en los casos graves hasta 250 mg al día. Una vez obtenida una clara mejoría, se irá reduciendo paulatinamente la dosis diaria hasta alcanzar un nivel medio de mantenimiento de 2-4 comprimidos de 25 mg (50 – 100 mg). En tratamientos crónicos, cada 6-12 meses se evaluará la necesidad de continuar con el mismo.

Crisis de angustia (panic attacks):

Iniciar el tratamiento con un comprimido recubierto de 10 mg al día. Según sea tolerada la medicación, la dosificación se aumentará hasta lograr el efecto deseado. La dosis diaria requerida varía mucho de un paciente a otro y oscila entre 25 y 100 mg. En caso necesario puede aumentarse a 150 mg. Se recomienda no interrumpir el tratamiento antes de 6 meses y durante este período reducir lentamente la dosis de mantenimiento.

Narcolepsia acompañada de cataplejía:

Se administrará una dosis diaria de 25-75 mg.

Pacientes de edad avanzada (65 años o mayores)

Generalmente, los pacientes de edad avanzada muestran una respuesta más intensa a Anafranil que los pacientes de grupos de edad intermedia, por tanto, Anafranil se deberá usar con precaución en pacientes de edad avanzada y la dosis se incrementará con prudencia. Se recomienda iniciar el tratamiento con una dosis inferior a la utilizada en adultos: un comprimido recubierto de 10 mg al día y aumentar gradualmente la dosis hasta un nivel óptimo de 30-50 mg diarios, el cual debería alcanzarse a los 10 días aproximadamente y mantenerse hasta el final del tratamiento.

Población pediátrica

Generalmente, los niños y adolescentes muestran una respuesta más intensa a Anafranil que otros pacientes de grupos de edad intermedia, por tanto, Anafranil se deberá usar con precaución en pacientes adolescentes y la dosis se incrementará con prudencia.

Trastorno obsesivo-compulsivo

La dosis inicial es de 25 mg al día, y se podrá aumentar gradualmente durante las 2 primeras semanas (administrada también en tomas separadas), mientras sea bien tolerada, hasta un máximo de 3 mg/kg o 100 mg, lo que sea menor. Posteriormente, en las siguientes semanas, se podrá aumentar gradualmente la dosis hasta un máximo de 3 mg/kg o 200 mg, lo que sea menor.

Enuresis nocturna

Se recomienda iniciar con una dosis inferior a la utilizada en adultos: un comprimido recubierto de 10 mg al día y aumentar gradualmente durante los 10 días siguientes hasta alcanzar la dosis de 20 mg diarios en niños de 5-7 años; de 20-50 mg en niños de 8-14 años, y de 50 mg para mayores de 14 años.

Posteriormente, se podrán administrar dosis mayores en pacientes que no respondan completamente a dosis menores.

Los comprimidos recubiertos se tomarán normalmente en una única toma después de cenar; pero los niños que miccionan en la cama a horas tempranas de la noche deberán ingerir previamente una parte de la dosis (a las 4 de la tarde). Cuando se haya conseguido la respuesta deseada, se proseguirá el tratamiento (durante 1-3 meses) reduciendo gradualmente la dosis.

No se dispone de experiencia en niños menores de 5 años.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto el Anafranil?

El tiempo que tarda en hacer efecto el Anafranil puede variar de una persona a otra. En algunos casos, los pacientes pueden experimentar mejoras en las primeras semanas, pero generalmente, se requiere un período de varias semanas para alcanzar el efecto máximo.

Variabilidad individual: Es importante destacar que el tiempo que lleva experimentar mejoras significativas con el Anafranil puede variar de una persona a otra. Cada individuo tiene una respuesta única al medicamento, y factores como la gravedad de la depresión o el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la genética, el estado de salud general y otros factores personales pueden influir en el período de inicio de la acción del medicamento.

Primeras semanas: Algunos pacientes pueden notar cambios en sus síntomas en las primeras semanas después de comenzar el tratamiento con Anafranil. Estos cambios pueden incluir una disminución gradual de la ansiedad, la mejora del estado de ánimo o la reducción de los pensamientos obsesivos. Sin embargo, estos efectos iniciales tienden a ser sutiles y pueden variar en su intensidad.

Efecto máximo: Aunque algunas mejoras pueden ser evidentes en las primeras semanas, generalmente se requiere un período de varias semanas, incluso hasta 4 a 6 semanas o más, para que el Anafranil alcance su efecto máximo. Durante este tiempo, el medicamento trabaja para equilibrar los neurotransmisores en el cerebro y estabilizar el estado de ánimo del paciente. La paciencia es fundamental durante este proceso, ya que el medicamento está construyendo su efecto gradualmente.

Ajustes de dosis: Durante el período de inicio del tratamiento, el médico puede realizar ajustes en la dosis de Anafranil según la respuesta del paciente. Esto se hace para optimizar los resultados y minimizar los efectos secundarios. Es esencial seguir las indicaciones del médico y no cambiar la dosis por cuenta propia.

Efectos secundarios del Anafranil

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran. 

Normalmente, no necesitan atención médica, y pueden producirse durante el tratamiento mientras el cuerpo se acostumbra al medicamento.

Consultar con el médico si alguno de estos efectos continúa o son molestos.

Algunos efectos pueden ser graves:

Si se produce alguno de los siguientes efectos adversos, consulte a su médico lo antes posible, ya que pueden requerir atención médica:

  1. Ver u oír cosas que en realidad no existen 
  2. Coloración amarillenta de la piel y los ojos 
  3. Reacciones de la piel (picores o enrojecimiento)
  4. Infecciones frecuentes acompañadas de fiebre y dolor de garganta (debido a la disminución de glóbulos blancos) 
  5. Reacciones alérgicas con o sin tos y dificultad para respirar 
  6. Incapacidad para coordinar movimientos
  7. Aumento de la presión ocular, fuerte dolor de estómago, fuerte pérdida de apetito
  8. Contracción repentina de los músculos, debilidad y agarrotamiento muscular, espasmos musculares
  9. Dificultad al orinar 
  10. Taquicardias o palpitaciones 
  11. Dificultad al hablar
  12. Confusión y delirio, alucinaciones, ataques convulsivos

Los efectos adversos registrados se detallan a continuación según las siguientes frecuencias:

Muy frecuentes (se producen en al menos 1 de cada 10 pacientes tratados)

Inquietud, mareos, temblor, dolor de cabeza, movimientos musculares involuntarios, somnolencia, trastornos de la micción, náuseas, sequedad de boca (84%), estreñimiento(47%), aumento del apetito, aumento de la sudoración, fatiga, trastornos de la libido, disfunción eréctil, visión borrosa, aumento de peso.

Frecuentes (se producen en al menos 1 de cada 100 y menos de 1 de 10 pacientes tratados)

Confusión, desorientación, alucinaciones (particularmente en los pacientes de edad avanzada y/ o con enfermedad de Parkinson), ansiedad, agitación, trastornos del sueño, síntomas maniáticos, agresividad, sensación de desconexión o de estar fuera de uno mismo, agravamiento de la depresión, insomnio, pesadillas, delirios, trastornos del lenguaje, sensación de hormigueo, fuerte tensión muscular, trastornos del gusto, pérdida de memoria, pérdida de concentración, debilidad muscular, sofocos, taquicardias, palpitaciones, bajada de tensión al cambiar de postura, vómitos, molestias abdominales, diarrea, disminución del apetito, reacciones alérgicas cutáneas, hipersensibilidad a la luz, prurito, secreción anormal de leche por las glándulas mamarias, aumento del tamaño de los senos, bostezos, zumbidos en los oídos, dilatación de las pupilas, aumento de las transaminasas en sangre.

Poco frecuentes (se producen en al menos 1 de cada 1.000 y menos de 1 de 100 pacientes tratados)

Activación de los síntomas psicóticos, convulsiones, movimientos descoordinados, aumento de la tensión arterial, arritmias.

Muy raros (se producen en menos de 1 de 10.000 pacientes tratados)

Síndrome neuroléptico maligno, retención urinaria, inflamación del hígado, pequeñas hemorragias bajo la piel, edemas, pérdida del cabello, fiebres altas, reacciones alérgicas graves, modificación del recuento de células del sistema inmunitario, aumento de la tensión ocular, alteraciones en el sistema de conducción del corazón, alteraciones en la secreción de hormona antidiurética, cambios en el electroencefalograma.

Frecuencia no conocida

Aumento en sangre de la hormona prolactina, rotura de fibras musculares (rabdomiólisis), insuficiencia eyaculatoria o eyaculación retardada, síndrome serotoninérgico, trastornos del movimiento (síntomas extrapiramidales), aumento del riesgo de fracturas de huesos en pacientes mayores de 50 años.

Toma de Anafranil con otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico si está tomando, ha tomado recientemente o pudiera tener que tomar cualquier otro medicamento, ya que puede ser necesario variar la dosis o interrumpir alguno de los tratamientos. Esta advertencia es válida para medicamentos adquiridos con y sin receta médica y especialmente en el caso de:

  • consumo diario de alcohol o si se cambia el consumo de tabaco
  • que tenga que recibir una anestesia
  • tome medicamentos utilizados para tratar la tensión arterial y la función cardíaca
  • tomar otros antidepresivos, litio, sedantes, tranquilizantes, anticonvulsivantes (p.ej. barbitúricos) y antiepilépticos (p.ej. valproato)
  • tomar medicamentos utilizados como tratamiento de sustitución en la dependencia a fármacos opioides (buprenorfina/opioides)
  • tomar medicamentos para tratar enfermedades mentales
  • tomar medicamentos para prevenir coágulos sanguíneos (anticoagulantes)
  • tomar medicamentos para el asma o alergia
  • tomar medicamentos para la enfermedad de Parkinson
  • tomar medicamentos tiroideos
  • tomar medicamentos para el tratamiento de úlceras o acidez (p.ej.cimetidina)
  • tomar medicamentos utilizados para el tratamiento de hongos en la piel o las uñas (p.ej. terbinafina)
  • tomar medicamentos utilizados para trastornos de la atención (p.ej metilfenidato)
  • tomar medicamentos para prevenir la concepción (anticonceptivos orales y otros estrógenos)
  • tomar medicamentos utilizados para aumentar la producción de orina (denominados diuréticos).
  • tomar medicamentos para reducir el colesterol (p.ej. colestiramina)
  • tomar algunos antibióticos como la Rifampicina

La administración concomitante de antidepresivos (inhibidores de la MAO, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (IRSN), antidepresivos tricíclicos), o medicamentos utilizados como tratamiento de sustitución para la dependencia a fármacos opioides (buprenorfina/opioides) con Anafranil puede conducir al síndrome serotoninérgico, una enfermedad potencialmente mortal.

Informe también a su médico si consume habitualmente pomelo, zumos de pomelo o arándanos y hierba de San Juan.

¿Cuándo hablar con tu médico?

Es esencial mantener una comunicación abierta y constante con tu médico durante el tratamiento con Anafranil. Aquí te indicamos en qué situaciones debes contactar a tu médico sin demora:

  1. Efectos secundarios graves: Si experimentas efectos secundarios graves mientras tomas Anafranil, como dificultad para respirar, latidos cardíacos irregulares, reacciones alérgicas como erupciones cutáneas graves o hinchazón, es fundamental que busques atención médica inmediata. Los efectos secundarios graves pueden ser indicativos de una reacción adversa seria que requiere intervención médica urgente.
  2. Embarazo, planeación de embarazo o lactancia: Si estás embarazada, planeas quedar embarazada o estás amamantando, debes informar a tu médico. El Anafranil puede tener efectos sobre el feto o el bebé durante la lactancia. Tu médico evaluará los riesgos y beneficios del tratamiento y puede considerar ajustes en la dosis o alternativas más seguras para tu situación.
  3. Cambios significativos en el estado de ánimo o pensamientos suicidas: Si durante el tratamiento con Anafranil experimentas cambios notables en tu estado de ánimo, como un empeoramiento de la depresión o pensamientos suicidas, debes comunicarte de inmediato con tu médico. Estos cambios son preocupantes y requieren atención profesional. No debes tomar a la ligera los síntomas de deterioro emocional mientras tomas este medicamento.

Almacenamiento

El Anafranil debe almacenarse en un lugar fresco y seco, lejos de la luz directa y la humedad. Es importante mantenerlo fuera del alcance de los niños y no utilizarlo después de la fecha de vencimiento indicada en el envase.

¿Puedo tomar alcohol si tomo Anafranil?

No se recomienda el consumo de alcohol mientras se toma Anafranil, ya que puede aumentar los efectos sedantes del medicamento y aumentar el riesgo de efectos secundarios.

¿Cuánto Anafranil se puede tomar al día?

La dosis máxima de Anafranil que puede ser recetada depende de la condición del paciente y la respuesta individual al medicamento. Nunca debes exceder la dosis prescrita por tu médico.

¿Qué pasa cuando dejas Anafranil?

No debes suspender el Anafranil abruptamente, ya que esto puede llevar a la aparición de síntomas de abstinencia o un empeoramiento de la condición original. Si deseas dejar de tomar Anafranil, debes hacerlo bajo la supervisión de tu médico, quien te ayudará a reducir gradualmente la dosis de manera segura.

 

¿Tienes alguna duda? No dudes en contactar con el experto psiquiatra Cristóbal López

1 comentario en “¿Qué es y para qué sirve el Anafranil?”

  1. Mi hermana, de 77 años, con depresión muy antigua, ahora definida como bipolaridad, cuya fase maníaca ( 4 a lo largo de muchos años) siempre se presentó después de tomar antidepresivos), al no responder a nuevos medicamentos, últimamente a Venlafaxina, le recetan Anafranil….es adecuado????. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
whatsapp cristobal lopez psiquiatra