Trastorno Bipolar: Causas, Síntomas Y Tratamientos

El trastorno bipolar es un trastorno del estado de ánimo que se caracteriza por cambios extremos en el estado de ánimo, la energía y la actividad. Los episodios de manía y depresión pueden variar en intensidad, duración y frecuencia.

HISTORIA DEL TRASTORNO BIPOLAR

Vamos a comenzar definiendo la evolución histórica sobre que es un Trastorno bipolar, y la bipolaridad, desde que tenemos conocimientos:

  1. Antigüedad y Edad Media: Hipócrates en la antigua Grecia fue uno de los primeros en describir síntomas similares al trastorno bipolar, aunque sin un término específico. Durante la Edad Media, la comprensión médica de estas condiciones era limitada.
  2. Siglo XIX: Jean-Pierre Falret y Jules Baillarger describieron (locura circular) condiciones que alternaban entre manía y depresión, acercándose al concepto moderno de trastorno bipolar.
  3. Principios del Siglo XX: Emil Kraepelin consolidó la manía y la depresión en una única entidad llamada «psicosis maniacodepresiva», destacando su naturaleza cíclica y recurrente.
  4. Mitad del Siglo XX: El litio comenzó a usarse como tratamiento, y se hizo una distinción más clara entre trastorno bipolar y esquizofrenia.
  5. Siglo XXI: Las revisiones del DSM-IV y DSM-5 de la American Psychiatric Association han refinado los criterios diagnósticos del trastorno bipolar, diferenciando entre varios tipos. La investigación actual se centra en las bases genéticas y neurobiológicas y en mejorar el tratamiento y manejo del trastorno.

¿QUÉ ES EL TRASTORNO BIPOLAR?

Es una enfermedad mental que se caracteriza por cambios significativos en el estado de ánimo y energía. Estos cambios van desde episodios de manía o hipomanía (alta energía, euforia) a episodios depresivos (baja energía, tristeza). En casos graves pueden presentar síntomas psicóticos como delirios y alucinaciones en depresión y manía grave. El trastorno bipolar es una afección crónica que requiere manejo a lo largo de la vida.

Prevalencia General:

  • Trastorno bipolar a lo largo de la vida: 2.4%.
  • Aproximadamente 1 de cada 40 personas lo desarrollará.

Edad de Inicio:

  • Edad media de inicio: 25 años.
  • Además, reseñar que hay aumento a las 50 años

Prevalencia por Tipo:

  • Trastorno bipolar I: 1.5%.
  • Trastorno bipolar II: 1.0%.

Prevalencia por Género:

  • Más frecuente en mujeres.
  • Proporción de mujeres a hombres: 1.5:1.

Prevalencia en Niños y Adolescentes:

  • Trastorno bipolar en jóvenes: entre 0.4% y 1.6%.

TIPOS DE TRASTORNO BIPOLAR

Trastorno Bipolar Tipo 1

  • Característica Principal: Presencia de episodios maníacos.
  • ¿Qué es un Episodio Maníaco? Es un periodo en el que la persona experimenta un estado de ánimo anormalmente elevado, energía extrema y, a menudo, comportamientos impulsivos o de riesgo. Puede incluir sentirse extremadamente feliz o irritable, hablar más rápido de lo normal, tener pensamientos acelerados y una disminución significativa de la necesidad de dormir.
  • Duración: Estos episodios suelen durar al menos una semana o pueden ser tan graves que necesiten atención hospitalaria.
  • Depresión: Las personas con Trastorno Bipolar Tipo 1 también pueden experimentar episodios depresivos, pero lo que lo define son los episodios maníacos. 

Trastorno Bipolar Tipo 2

  • Característica Principal: Presencia de episodios hipomaníacos, pero sin episodios maníacos completos.
  • Duración: Generalmente, estos episodios son más breves y menos disruptivos que los maníacos completos.
  • Depresión: Al igual que en el Tipo 1, las personas con Trastorno Bipolar Tipo 2 experimentan episodios depresivos.

Diferencia Clave

  • Intensidad de los Episodios Elevados de Ánimo: La principal diferencia entre los dos tipos es la intensidad del estado de ánimo elevado. El Tipo 1 incluye episodios maníacos completos (más intensos), mientras que el Tipo 2 involucra solo episodios hipomaníacos (menos intensos).

SÍNTOMAS Y SEÑALES DE ALERTA

  1. Episodios Maníacos:

  • Duran al menos una semana, o menos, si necesitan ingreso hospitalario, y se caracterizan por una energía desbordante y euforia inusual.
  • Los síntomas incluyen:
        • Euforia o irritabilidad
        • Aumento de la energía o la actividad
        • Disminución de la necesidad de dormir
        • Aumento de la locuacidad
        • Aumento de la impulsividad
        • Pensamientos acelerados
        • Disminución del juicio
  • En casos graves, puede haber síntomas psicóticos como delirios o alucinaciones.
  1. Episodios Depresivos:
  • Duran al menos dos semanas, donde el individuo experimenta un estado de ánimo muy bajo y pérdida de interés en actividades placenteras.
  • Síntomas comunes incluyen:
        • Tristeza o desánimo
        • Pérdida de interés o placer en actividades que antes se disfrutaban
        • Cambios en el apetito o el peso
        • Dificultad para dormir o dormir demasiado
        • Fatiga o falta de energía
        • Lentitud de pensamiento o movimientos
        • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones
        • Pensamientos de muerte o suicidio
  1. Episodios Mixtos:
  • En estos episodios, se experimentan síntomas de manía y depresión al mismo tiempo o en rápida sucesión.
  • Esto puede incluir sentirse triste o desesperanzado mientras se está simultáneamente muy energizado.
  1. Episodios de Hipomanía:
  • La hipomanía es un estado de ánimo elevado, pero menos intenso que la manía. Es característico del trastorno bipolar II.
  • Los episodios de hipomanía duran al menos cuatro días consecutivos y son notablemente diferentes del estado de ánimo habitual del individuo.
  • Los síntomas incluyen:
        • Aumento del estado de ánimo
        • Aumento de la energía o la actividad
        • Disminución de la necesidad de dormir
        • Aumento de la locuacidad
        • Aumento de la impulsividad
        • Pensamientos acelerados
  • Otros síntomas pueden incluir fuga de ideas o la experiencia de pensamientos que se atropellan, distracción fácil (la atención se desvía fácilmente hacia estímulos irrelevantes), aumento de la actividad dirigida a objetivos (social, laboral, escolar o sexualmente) o agitación psicomotriz.
  • A diferencia de los episodios maníacos, los episodios de hipomanía no causan un deterioro significativo en el funcionamiento social o laboral y no hay características psicóticas.
  • Sin embargo, los episodios de hipomanía pueden evolucionar a episodios maníacos completos en algunos casos y a menudo se alternan con períodos de depresión, lo que contribuye a la complejidad del trastorno bipolar.
  1. Depresión en el Trastorno Bipolar con Síntomas Psicóticos:
  • Los síntomas psicóticos congruentes con el estado de ánimo depresivo incluyen delirios o alucinaciones que son consistentes con temas depresivos.
  • Ejemplos de delirios pueden ser sentimientos intensificados de inutilidad o culpa, creencias irracionales de ruina financiera o enfermedad incurable, o percepciones distorsionadas de ser castigado o perseguido.
  • Las alucinaciones pueden involucrar escuchar voces que refuerzan sentimientos de inadecuación o desesperanza.
  1. Manía en el Trastorno Bipolar con Síntomas Congruentes:
  • Los síntomas maníacos congruentes con el estado de ánimo incluyen delirios de grandeza o poder, percepciones distorsionadas de habilidades sobrenaturales o identidad especial.
  • Las alucinaciones pueden ser grandiosas, como escuchar voces que confirman la grandeza del individuo o su «misión especial».
  • Estos síntomas psicóticos pueden llevar a comportamientos peligrosos debido a la sobreestimación de las propias capacidades o la malinterpretación de la realidad.

Síntomas en los niños: Los niños con trastorno bipolar pueden presentar síntomas similares a los adultos, como cambios en el estado de ánimo, la energía y la actividad. Sin embargo, los síntomas pueden ser diferentes en los niños. Por ejemplo, los niños con trastorno bipolar pueden presentar hiperactividad, impulsividad o problemas de conducta.

El diagnóstico del trastorno bipolar en niños puede ser difícil, ya que los síntomas pueden ser similares a los de otros trastornos, como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o el trastorno de conducta.

CAUSAS CONOCIDAS DEL TRASTORNO BIPOLAR:

Las causas exactas del trastorno bipolar son complejas y multifactoriales, involucrando una combinación de factores genéticos, biológicos y ambientales.

    • Genética: La predisposición genética juega un papel crucial. Si un familiar cercano tiene trastorno bipolar, el riesgo de desarrollarlo aumenta significativamente.
    • Desequilibrios Neuroquímicos: Alteraciones en los neurotransmisores cerebrales, como la serotonina, dopamina y noradrenalina, están asociadas con el trastorno bipolar. Estos desequilibrios pueden afectar el estado de ánimo y el comportamiento.
    • Factores Estructurales y Funcionales del Cerebro: Las investigaciones han mostrado diferencias en la estructura y función de ciertas áreas cerebrales en personas con trastorno bipolar.
    • Factores Hormonales: Los desequilibrios hormonales pueden influir en el desarrollo o el curso del trastorno.
    • Factores Ambientales y Psicosociales: Eventos estresantes de la vida, como traumas, relaciones familiares problemáticas o altos niveles de estrés, pueden desencadenar episodios en personas con predisposición genética. Estos factores no causan el trastorno por sí mismos, pero pueden influir en su aparición y progresión.
    • Estilo de Vida y Elecciones Personales: El abuso de sustancias, la falta de sueño y otros comportamientos poco saludables pueden contribuir al desarrollo de episodios maníacos o depresivos en personas susceptibles.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL DEL TRASTORNO BIPOLAR Y DIFERENCIACIÓN DE OTROS TRASTORNOS

No Todo Cambio de Ánimo Implica Bipolaridad: Cambios de ánimo a lo largo de un día o conductas impulsivas no son necesariamente indicativos de trastorno bipolar. Estos cambios pueden deberse a una variedad de factores, incluyendo el estrés diario, problemas de salud mental menos severos, o incluso la personalidad normal de la persona.

Diagnóstico Diferencial

  1. Depresión Mayor:
    • A menudo se confunde con la fase depresiva del trastorno bipolar.
    • La clave diferenciadora es la ausencia de episodios maníacos o hipomaníacos en la depresión mayor.
  2. Trastorno Límite de la Personalidad (TLP):
    • El TLP se caracteriza por una inestabilidad emocional y relaciones interpersonales tumultuosas.
    • A diferencia del trastorno bipolar, el TLP muestra un patrón más constante de emocionalidad y problemas de conducta.
  3. Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH):
    • El TDAH puede presentar síntomas de impulsividad y dificultad para concentrarse, similares a algunas manifestaciones del trastorno bipolar.
    • La diferencia principal radica en la consistencia temporal y la presencia o ausencia de episodios maníacos.
  4. Trastornos de Ansiedad:
    • Algunos trastornos de ansiedad pueden presentar síntomas que se solapan con el trastorno bipolar, especialmente en términos de inquietud y nerviosismo.
    • El diagnóstico diferencial se centra en la presencia de miedos o ansiedades específicas en lugar de episodios de manía o hipomanía.
  5. Trastornos de la Personalidad:
    • Ciertos trastornos de la personalidad pueden imitar aspectos del trastorno bipolar, especialmente en términos de inestabilidad emocional y comportamientos impulsivos.
    • Sin embargo, estos trastornos tienden a tener un patrón más prolongado y consistente que no se ajusta a los ciclos del trastorno bipolar.

Importancia del Diagnóstico Preciso

  • Un diagnóstico correcto es esencial para el tratamiento adecuado.
  • La evaluación debe ser realizada por un profesional de la salud mental, utilizando herramientas diagnósticas estandarizadas y una evaluación exhaustiva de la historia clínica del paciente.

TRATAMIENTO Y MEDICACIÓN EN EL TRASTORNO BIPOLAR

El tratamiento del trastorno bipolar es complejo y debe ser individualizado, enfocándose en el control de los episodios maníacos, depresivos y en la prevención de recaídas. La medicación juega un papel crucial en este proceso.

  1. Evaluación Inicial:
    • Determinar la fase actual del trastorno (manía, hipomanía, depresión, fase mixta).
    • Considerar comorbilidades y contraindicaciones.
  2. Inicio del Tratamiento:
    • Elegir el medicamento adecuado según la fase del trastorno.
  3. Ajustes y Mantenimiento:
    • Evaluar la eficacia y ajustar la dosificación.
    • Añadir o cambiar medicamentos si es necesario.
    • Considerar terapia psicológica complementaria.

Familias de Medicamentos

  1. Estabilizadores del Ánimo:

Los estabilizadores del ánimo son el pilar fundamental del tratamiento que la mayoría de los pacientes bipolares deben seguir. Este tratamiento ayuda a reducir la frecuencia e intensidad de los episodios y es esencial en la prevención de recaídas.

    • Litio: Es efectivo en la prevención de recaídas. Entre sus efectos secundarios se incluyen la sed, temblores y alteraciones en la función tiroidea y renal. La concentración de litio en sangre, conocida como litemia, debe evaluarse periódicamente y debe mantenerse en un rango de 0,6-1,2 mEq/L.
    • Valproato (Depakine): Resulta útil en el tratamiento de episodios de manía y episodios mixtos. Sus efectos secundarios incluyen aumento de peso, somnolencia y posibles problemas hepáticos. Los niveles terapéuticos de ácido valproico deben situarse en el rango de 50-150 μg/mL.
    • Carbamazepina (Tegretol): Es eficaz en el manejo de episodios maníacos y mixtos. Los efectos secundarios más comunes son mareos, visión borrosa y una reducción de los glóbulos blancos. La concentración terapéutica de carbamazepina se encuentra entre 10-20 μg/mL.
  1. Antipsicóticos:

    • Aripiprazol, Olanzapina, Risperidona, Quetiapina, Asenapina: Usados en episodios maníacos y como tratamiento de mantenimiento. Efectos secundarios comunes: aumento de peso, somnolencia, y riesgo de diabetes.
  2. Antidepresivos:

    • Utilizados con precaución en la fase depresiva. Siempre se deben administrar junto con un estabilizador del ánimo para prevenir la inducción de manía.
  3. Otros Medicamentos:

    • Lamotrigina: Efectiva en la prevención de episodios depresivos. Menos eficaz en la manía.
    • Benzodiazepinas: Uso a corto plazo para el insomnio o la ansiedad.

Psicoterapia en el Manejo del Trastorno Bipolar

La psicoterapia es un componente esencial en el tratamiento integral del trastorno bipolar. Esta aproximación terapéutica no solo apoya la efectividad del tratamiento farmacológico, sino que también brinda herramientas cruciales para el manejo diario de la enfermedad, enfatizando la educación y el apoyo emocional para pacientes y sus familias.

Tipos de Psicoterapia:

  1. Terapia Cognitivo-Conductual (TCC):
    • Enfoque: Identificación y modificación de patrones de pensamiento y comportamiento negativos o destructivos.
    • Prácticas clave: Uso de técnicas como la reestructuración cognitiva y ejercicios de relajación.
  2. Terapia Familiar:
    • Objetivo: Fortalecer las relaciones familiares y mejorar la comunicación en el hogar.
    • Estrategias: Sesiones de terapia conjunta, educación sobre el trastorno y desarrollo de estrategias de apoyo.
  3. Terapia Interpersonal y de Ritmo Social (TIRS):
    • Propósito: Estabilización de los ritmos diarios para mejorar el bienestar emocional y las relaciones interpersonales.
    • Actividades: Establecimiento de horarios regulares para dormir, comer y actividades sociales.
  4. Terapia de Grupo:
    • Ventajas: Ofrece un entorno de apoyo y comprensión mutua entre personas con experiencias similares.
    • Formatos: Sesiones guiadas por terapeutas y reuniones de autoayuda.
  5. Psicoeducación:
    • Rol: Mejorar la comprensión del trastorno y enseñar estrategias para el manejo de síntomas.
    • Contenidos: Información sobre medicación, identificación de señales de recaída y técnicas de manejo del estrés.

Grupos de Ayuda:

    • Importancia: Crean una red de soporte vital para el manejo emocional y práctico de la enfermedad.
    • Diversidad: Incluyen opciones para diferentes grupos demográficos y necesidades específicas.

Apoyo Familiar:

    • Necesidad: La participación activa de la familia es crucial para el éxito del tratamiento.
    • Recursos: Programas educativos y talleres para desarrollar habilidades de apoyo y comprensión.

CAMBIOS DE FASE EN EL TRASTORNO BIPOLAR: CÓMO PREVENIRLOS Y GESTIONARLOS

Los cambios de fase son un componente importante de la enfermedad, y pueden tener un impacto significativo en la vida de las personas afectadas.

¿Cómo se producen los cambios de fase?

Los cambios de fase en el trastorno bipolar se producen por una combinación de factores biológicos, psicológicos y ambientales. Los factores biológicos incluyen alteraciones en la función cerebral, los neurotransmisores y los genes. Los factores psicológicos incluyen el estrés, el trauma y los problemas de relación. Los factores ambientales incluyen el consumo de alcohol y drogas, y los cambios en el ritmo circadiano.

¿Cuáles son los tipos de cambios de fase?

Existen dos tipos principales de cambios de fase en el trastorno bipolar:

  • Cambios rápidos: Se producen en un período de tiempo relativamente corto, generalmente de días o semanas.
  • Cambios lentos: Se producen en un período de tiempo más largo, generalmente de meses o años.

¿Cómo se pueden prevenir los cambios de fase?

No existe una cura para el trastorno bipolar, pero hay tratamientos que pueden ayudar a prevenir los cambios de fase, de los que hablaremos más abajo.

¿Cómo se pueden gestionar los cambios de fase?

Si se producen cambios de fase, es importante buscar ayuda profesional lo antes posible. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir que los cambios de fase se agraven y causen problemas graves.

Estímulos que pueden desencadenar cambios de fase:

Los siguientes estímulos pueden desencadenar cambios de fase en el trastorno bipolar:

  • Estrés: Situaciones estresantes, como problemas financieros, conflictos familiares o laborales, pueden desencadenar episodios de manía o depresión en personas con trastorno bipolar.
  • Cambios en el patrón de sueño: La falta de sueño o cambios en los patrones de sueño, como la falta de sueño durante la noche o el exceso de sueño diurno, pueden influir en la aparición de episodios maníacos o depresivos.
  • Abuso de sustancias: El consumo de sustancias como el alcohol o las drogas puede desencadenar episodios de manía o depresión en personas con trastorno bipolar.
  • Cambios en la rutina: Los cambios significativos en la rutina diaria, como viajar a diferentes zonas horarias o cambios en el horario de trabajo, pueden perturbar el equilibrio y desencadenar episodios.
  • Falta de adherencia al tratamiento: No tomar los medicamentos recetados de manera regular o interrumpir el tratamiento médico puede aumentar el riesgo de cambios de fase en el trastorno bipolar.
  • Eventos emocionales intensos: Experiencias emocionales extremas, como la pérdida de un ser querido o un evento traumático, pueden desencadenar episodios de depresión o manía.
  • Cambios hormonales: En algunas personas, los cambios hormonales, como los que ocurren durante el ciclo menstrual o el embarazo, pueden influir en la aparición de episodios bipolares.

Consejos para prevenir los cambios de fase:

Hay una serie de cosas que las personas con trastorno bipolar pueden hacer para ayudar a prevenir los cambios de fase. Estos consejos incluyen:

  • Administrar el estrés: Es importante aprender a identificar y gestionar los factores que causan estrés. Las técnicas de relajación, como la meditación, el yoga y el ejercicio, pueden ayudar a reducir el estrés.
  • Adoptar un estilo de vida saludable: Seguir una dieta saludable, dormir lo suficiente y hacer ejercicio regularmente pueden ayudar a mantener un estado de ánimo estable.
  • Evitar el consumo de sustancias: El consumo de alcohol y drogas puede empeorar los síntomas del trastorno bipolar.
  • Mantener un ritmo circadiano regular: Es importante acostarse y levantarse a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana.

El apoyo de la familia, amigos, profesionales de la salud, compañeros de trabajo y de las instituciones es fundamental en el manejo del trastorno bipolar:

  1. Familia:
    • Apoyo Emocional: Proporcionar un entorno estable y comprensivo.
    • Ayuda Práctica: Asistencia en la gestión de la medicación y citas médicas.
    • Detección de Síntomas: Reconocer señales de episodios maníacos o depresivos y buscar ayuda temprana.
    • Educación sobre la Enfermedad: Entender el trastorno para mejorar la convivencia y el apoyo.
  2. Amigos:
    • Soporte Social: Ofrecer una red de apoyo para actividades sociales y recreativas.
    • Escucha Activa: Brindar un espacio seguro para compartir sentimientos y experiencias.
    • Reducir el Estigma: Promover la comprensión y aceptación del trastorno.
  3. Profesionales Sanitarios:
    • Tratamiento y Seguimiento: Proporcionar un manejo médico adecuado y seguimiento continuo.
    • Educación y Recursos: Informar sobre el trastorno y recursos disponibles.
    • Apoyo Psicológico: Ofrecer terapia y asesoramiento.
  4. Compañeros de Trabajo:
    • Ambiente Laboral Adecuado: Fomentar un espacio de trabajo inclusivo y comprensivo.
    • Flexibilidad: Adaptarse a las necesidades de la persona, como horarios flexibles.
    • Concientización: Fomentar un entendimiento del trastorno para reducir prejuicios.
  5. Instituciones:
    • Acomodaciones y Soporte: Proveer adaptaciones necesarias en el lugar de trabajo o estudio.
    • Programas de Asistencia: Ofrecer servicios de asesoramiento y apoyo.
    • Políticas de Inclusión: Implementar políticas que apoyen la inclusión y los derechos de personas con trastornos mentales.

La implicación activa de estos grupos puede ayudar a mejorar significativamente la calidad de vida de las personas con trastorno bipolar, facilitando un mejor manejo de la enfermedad, reduciendo el estigma asociado y proporcionando un entorno de apoyo y comprensión.

Algunos consejos para involucrar a estos grupos en el manejo del trastorno bipolar:

  • Habla con tus familiares y amigos sobre tu trastorno bipolar. Explícales lo que significa el trastorno para ti y cómo puedes necesitar su apoyo.
  • Ofrece a tus familiares y amigos información sobre el trastorno bipolar. Ayúdales a comprender los síntomas, el tratamiento y los desafíos que conlleva la enfermedad.
  • Trabaja con tu equipo de tratamiento para desarrollar un plan de gestión del trastorno bipolar. Este plan debe incluir estrategias para involucrar a tu familia, amigos, compañeros de trabajo e instituciones.

Recuerda que no estás solo. Con el apoyo de tus seres queridos y de los profesionales de la salud, puedes vivir una vida plena y satisfactoria con trastorno bipolar.

¿Por qué elegirnos para el tratamiento del Trastorno Bipolar en Marbella?

Elegirnos para el tratamiento del Trastorno Bipolar en Marbella es una excelente opción por varias razones:

  1. Especialización: Psiquiatra altamente capacitado en el tratamiento del Trastorno Bipolar. 

  2. Experiencia y trayectoria: Contamos con una amplia experiencia y trayectoria en el tratamiento del Trastorno Bipolar, utilizando técnicas y terapias innovadoras y efectivas para garantizar el mejor resultado posible para nuestros pacientes.

  3. Enfoque en el paciente: Nos enfocamos en las necesidades y preocupaciones de cada paciente y trabajamos con ellos para crear un plan de tratamiento personalizado que se adapte a sus necesidades individuales y les brinde la mejor oportunidad de recuperación.

  4. Tratamiento multidisciplinario: Ofrecemos una variedad de opciones de tratamiento, incluyendo terapia farmacológica, terapia psicológica y apoyo familiar y de grupos de apoyo, lo que nos permite abordar el trastorno desde múltiples perspectivas y adaptarnos a las necesidades de cada paciente.

  5. Ubicación conveniente: Estamos ubicados en Marbella y Estepona, lo que hace que sea fácil para nuestros pacientes acceder a nuestros servicios y recibir atención médica especializada sin tener que viajar lejos.

En resumen, elegirnos para el tratamiento del Trastorno Bipolar en Marbella significa tener acceso a un equipo altamente capacitado y experimentado que se enfoca en las necesidades individuales de cada paciente, utilizando técnicas y terapias innovadoras y efectivas para lograr la mejor recuperación posible.

Contacta para obtener ayuda profesional

Contáctanos para obtener ayuda profesional. Como psiquiatra especializado en el tratamiento del Trastorno Bipolar en Marbella, puedo ofrecerte una atención personalizada y efectiva. Con años de experiencia en el diagnóstico y tratamiento de esta patología, estoy comprometido en brindar un enfoque integral para el manejo de tus síntomas y ayudarte a mejorar tu calidad de vida. No dudes en contactarme para programar una cita y comenzar tu camino hacia la estabilidad emocional.

Dr. Cristobal López Martín

Dr. Cristobal López Martín

Nº de Colegiado: 29-8805. Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Málaga y Especialista en Psiquiatría por el Hospital Regional Universitario Carlos Haya. Especialista en tratamiento trastorno Bipolar en Marbella

Telefono

+34 951 506 193

Contacto

Escribir mensaje

Ir arriba
whatsapp cristobal lopez psiquiatra